13 jun. 2014

Pueblo chico, pistola grande / A Million Ways to Die in the West, de Seth McFarlane

Dos horas de balazos

Miguel Cane.



Hace cuarenta años que el genial Mel Brooks estrenó Locuras en el Oeste, una mordaz sátira sobre los viejos filmes del western hollywoodense. Una película irreverente que hoy es un clásico. Desde entonces no hubo muchas comedias que se desarrollaran dentro de este género que no es tan sencillo de parodiar.



Ahora, Seth McFarlane, que creó la popular serie Padre de familia, presenta Pueblo chico, pistola grande, que pese a sus pretensiones, no pasa de ser una película tibia, plagada por un humor pedestre que se atora en la escatología, las drogas y chistes burdos sobre sexo. Algo notable de esta cinta es que los pocos momentos graciosos de la película son aquellos donde están ausentes las vulgaridades.

Pequeños destellos de comicidad como el cameo de Christopher Lloyd (en clara referencia a Volver al futuro) o algunas escenas con Charlize Theron, que es la única en un reparto de actores capaces (como los siempre brillantes Sarah Silverman, Neil Patrick Harris y Liam Neeson, todos desperdiciados) cuyo personaje, Anna, tiene una finalidad concreta en la trama.

Los contras pesan más que los pros: MacFarlane no es carismático cuando aparece en la pantalla como actor y su desempeño es bastante mediocre. Dentro de la trama su labor no aporta nada interesante y la mayoría de las situaciones cómicas en las que está involucrado, resultan forzadas y carecen absolutamente de gracia.

Si al espectador le parece chistoso ver escenas en las que hay una amplia gama de pedos con distintos sonidos, gráficas alusiones a defecar, a la zoofilia, o ver cómo a una mujer le quedan rastros de semen sobre la cara (situación que los hermanos Farrelly presentaron 15 años atrás en Loco por Mary con mucho más ingenio pese a lo soez), esta es una película que disfrutará, pero para el espectador que, después del insospechado éxito de Ted, esperaba de este equipo una comedia astuta o brillante, no tendrá nada qué ver.

Obviamente McFarlane no es Brooks ni Woody Allen, ni tampoco es necesario, pero aquí no hay nivel de humor, y si consideramos que en Padre de familia demostró un chispeante manejo de la ironía y la parodia, esta película es una vergüenza, indigna del talento que ostensiblemente la respalda.

Pueblo chico, pistola grande / A Million Ways to Die in the West
Con Charlize Theron, Seth McFarlane, Amanda Seyfried, Sarah Silverman y Liam Neeson
Dirige: Seth McFarlane
EEUU 2014