21 jun. 2014

Un pasado imborrable / The Railway Man, de Jonathan Teplitzky

Los trenes de la vida

Miguel Cane.


Eric Lomax (Colin Firth) es un oficial británico fascinado desde su infancia por los ferrocarriles. Durante la Segunda Guerra Mundial fue capturado por los japoneses y enviado a un campo de trabajo en la línea férrea entre Birmania y Tailandia. Allí, él y sus compañeros tuvieron que sobrevivir en condiciones extremas a las torturas de sus captores. Décadas después, Lomax vive en el norte de Inglaterra retirado junto a su esposa Patricia Wallace (Nicole Kidman) y centrado en su pasión por los trenes, cuando descubre que el soldado japonés responsable de gran parte de su sufrimiento sigue vivo y esto lo lleva a confrontar emociones y rencores largamente reprimidos, para poder, al fin, alcanzar la paz espiritual que tanto anhela.



El más reciente filme del australiano Jonathan Teplitzky presenta toda la intención de ser una película seria y con mensaje: tiene unas esforzadas e intensas interpretaciones de primera, una cuidada ambientación, y una trama interesante que muestra la supervivencia del prisionero torturado, que debe por fin superar sus tremendas heridas psicológicas con la ayuda de su mujer, amorosa y comprensiva señora (la Kidman está estupenda en un rol poco favorecedor en papel) y de un amigo que también sufrió aquel calvario (Stellan Skarsgård), con una catársis que incluye volver al lugar de sus pesadillas para enfrentarse a su torturador, reconvertido ahora en un pobrediablesco guía turístico en los mismos lugares donde cometió sus torturas.



Así, a base de continuos y extensos flash-backs, que a veces pesan demasiado en la trama y en vez de avanzarla, la entorpecen, Teplitzky muestra –con lujo de detalle innecesario- algunos episodios de tortura, aderezados con celestial música de coros, en un intento de conmover como sea. Esto hace que el filme, a lo largo de casi dos horas, trate de guiarnos al perdón, pero es reiterativo y carece del brío, la complejidad y el interés de algunos de sus referentes: el clásico de David Lean El puente sobre el río Kwai, la inquietante Feliz navidad, Mister Lawrence de Nagisa Oshima o, desde un ángulo femenino, Paradise Road, de Bruce Beresford, cintas que tocaban el mismo tema y que al ser recordadas resultan infinitamente superiores a esta cinta bastante olvidable, pese al extraordinario talento actoral con que cuenta.

Un pasado imborrable/The Railway Man
Con Colin Firth, Nicole Kidman, Stellan Skarsgård y Jeremy Irvine
Dirige: Jonathan Teplitzky
Reino Unido/Australia 2013