27 ene. 2009

Secreto en la Montaña / Brokeback Mountain, de Ang Lee

Miguel Cane



Heath Ledger and Jake Gyllenhaal star in Focus Features' Brokeback Mountain



En su clásica novela Women in Love, DH Lawrence utiliza a uno de sus personajes masculinos para que de voz a esta noción: “Quiero la finalidad del amor”. Lo interesante en el libro (y su fascinante adaptación cinematográfica de 1969, a manos de Ken Russell) es que el personaje que anhela esto, se lo dice no a una mujer, sino a otro hombre. Ninguno de los dos personajes de Lawrence tiene un estilo de vida homosexual; simplemente es una declaración de amor en su manifestación más genuina, insólita e inevitable.



Heath Ledger and Jake Gyllenhaal in Focus Features' Brokeback Mountain


Muchos años después, la talentosa E. Annie Proulx (autora de la espléndida The Shipping News, llevada con ternura a la pantalla por Lasse Hälstrom, con Kevin Spacey y Julianne Moore) explora esta misma idea desde un punto de vista más contemporáneo en su relato Brokeback Mountain, que ahora adaptado por Larry McMurtry y Diana Ossana es la base para que el cineasta taiwanés Ang Lee – afecto a escrutar épocas y situaciones ajenas a su entorno con sensibilidad y ojo para el detalle; baste recordar pequeñas obras maestras como El banquete de bodas, Sensatez y sentimientos o The Ice Storm, en su notable filmografía- pueda plasmar uno de los más extraordinarios largometrajes de memoria reciente.



En el verano de 1963, Ennis del Mar (Heath Ledger, que rompe aquí definitivamente con su imagen de galán frívolo) y Jack Twist (Jake Gyllenhaal, por mucho uno de los mejores actores de su generación), ambos de orígenes muy humildes y estrictamente rudimentarios, son contratados por Joe Aguirre (Randy Quaid) para cuidar rebaños de ovejas en Brokeback Mountain, una hermosa área de Wyoming (aunque la locación fue realizada en Canadá).



Durante su retiro, los jóvenes vaqueros desarrollan un lazo vivamente emotivo y sexual, que los unirá por espacio de dos décadas. Ninguno comprende realmente por qué siente esta vigorosa pasión por el otro, pero la aceptan en secreto. Saben, aún si no se reconocen como homosexuales, que la sociedad – y más a la que pertenecen, en ese periodo histórico- los vapulearía. La única manera en que pueden estar uno en la vida del otro es como “amigos”, con fugaces encuentros algunas veces al año, mientras maduran al lado de otras parejas: la extenuada y suspicaz Alma (Michelle Williams, que trasciende sus orígenes de Soap Opera juvenil de modo notable) y la volátil y frivoloide Lureen (Anne Hathaway, que igualmente ha madurado desde su debut en Diarios de la Princesa).



Ambos hombres crean familias a las que aman (se esfuerzan por ser buenos padres) e irán encontrando su lugar en el mundo, aún si desean estar juntos, pero separándose cada vez más. Su amor los consume y destroza, pero – igual que la metáfora del vaso medio vacío y el vaso medio lleno- es mejor, al menos para Ennis en cuyos hombros recae el peso de la trama, eso poco que no tener absolutamente nada.



El cinefotógrafo mexicano Rodrigo Prieto (que gana a pulso su nominación al Oscar) aporta un panorama de belleza casi minimalista a esta historia. La mirada que proporciona es tan sencilla como lo son los jóvenes amantes; asimismo, los dos trabajan con honestidad y devoción, por lo que esto nos vuelve testigos de lo que transpira en la montaña y cuanto los estremece, tengamos la preferencia sexual que sea, nos estremece también a nosotros y eso sólo lo consiguen los grandes filmes.



Para todo aquél que ha amado y no ha sido correspondido como quisiera; que ha sufrido por amor, esta cinta le hablará fuerte y claro, ya que se encuentra más allá de cualquier controversia barata, ascendiendo al estrado de las muy escasas cintas de trascendencia en la última década.



Hermosamente hecha, llena de matices y preguntas qué responderse a la larga, Brokeback Mountain es una gema que inspira muchas cosas, entre ellas, el recordar los parlamentos al cierre de otra cinta de tema análogo, que podría decirse, es su precursora; me refiero a Sunday, Bloody Sunday (John Schlesinger, 1971): “toda mi vida he buscado a alguien valiente e ingenioso…él no lo era, pero algo… fuimos algo.”

Poco más hay qué decir excepto que, para el espectador humano y sin prejuicios, esta película es imprescindible.



Secreto en la Montaña / Brokeback Mountain

Con: Jake Gyllenhaal, Heath Ledger, Michelle Williams, Anne Hathaway, Randy Quaid y Linda Cardellini.

Dirige: Ang Lee

Distribuye: Videocine

Estados Unidos 2005

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares