8 sept. 2009

Diane Lane es un tiro

Actriz, esposa, madre: estas son solo algunas facetas de esta belleza que celebra treinta años dedicándose a lo que más le gusta: hacer cine.

Miguel Cane

Diane Lane Best Actress Nominee Unfaithful 75th Academy Awards Luncheon Beverly Hills, CA 3/10/2003 Photo: Steve Granitz, Wireimage.com


Han pasado treinta años desde que debutó en pantallas al lado del mismísimo Laurence Olivier y le arrebató con la mano en la cintura y un notable carisma, las escenas que filmaron juntos, en Un pequeño romance. En ese momento, Diane Lane (nacida en Nueva York en 1965) fue elogiada por su coestrella como 'la nueva Grace Kelly' y apareció en la portada de la revista Time, convirtiéndose por un tiempo en una de las adolescentes más conocidas del mundo. Tras esta auspiciosa presentación, Diane hizo tres peliculas a las órdenes de Francis Ford Coppola – Los Rebeldes, Rumble Fish y El Cotton Club (su primer trabajo al lado de Richard Gere, con quien haría pareja otras dos veces más- y en 1984 participó en la ópera-rock hoy de culto Calles de Fuego, que si bien no tuvo el éxito de taquilla que se esperaba, al paso de los años se ha convertido en un éxito de culto.

Diane Lane in Warner Bros. Pictures' Must Love Dogs


En 1988, Diane se casó con el actor francés Christopher Lambert y se mudó a vivir con él a París, donde tuvieron una hija (la pareja se divorció en 1996). Desde su regreso a Hollywood, Diane ha logrado consolidar su carrera, con papeles en cintas como La Tormenta Perfecta o Bajo el sol de Toscana; su interpretación de un ama de casa sexualmente frustrada que orilla a su marido a cometer un crimen violento en Infiel, al lado de Richard Gere, le valió su primera nominación al Oscar. Ahora casada con Josh Brolin (también nominado a un Oscar por Milk) la actriz regresa a las pantallas como protagonista del thriller violento y cómico Tiro Mortal, en el que comparte créditos con Mickey Rourke, dirigidos por John Madden (Shakespeare apasionado) en que da vida a una mujer que se ve involucrada con un par de matones a sueldo a los que decide enfrentar, encontrándose con algunos conflictos éticos y morales en su vida personal.

¿Por qué hacer una película con esta temática?
Para mi esta pelicula es como una auténtica obra de teatro. Carmen es un personaje capaz de convertir el asesinato en una técnica de supervivencia y esa experiencia deja ver la película de otra perspectiva. Básicamente, fue por eso y por que se trata de un film de John Madden. Me encanta haber trabajado con él. Tiene mucho talento y fue una gran experiencia; parte de lo que me atrae de los dramas es que experimentas algo muy intenso y que es muy difícil de explicar a los demás. Me gusta hablar de ello pero es algo extrañamente emocional. En ocasiones mi personaje es entrñable y en otras un monstruo, quizá eso es lo más fascinante. Para mi ha sido un trabajo muy satisfactorio.

¿Qué tal fue incursionar en el cine de acción? No tiene nada que ver con lo que habías hecho antes…
Sí, lo sé… ¡es tan raro! Me encantó. Creo que es muy diferente a cualquier cosa que yo haya hecho antes; me recuerda a películas de los setenta con antihéroes como protagonistas, cintas de violencia y furia y humor negro, sin simplificarlo por una objetividad moral. Es una gran crítica social, no sólo sobre Estados Unidos, sino también sobre la sociedad en general. Puede que no nos guste lo que nos dice, ya que el suspense está tan explotado que se ha convertido en un género de palomitas, demasiado comercial. Frente a ello, esta película es una exploración del personaje y nos puede estremecer o hacernos reír, todo al mismo tiempo, y esto puede tal vez resultar demasiado impactante para un público acostumbrado a cintas más predecibles.

Diane Lane in Focus Features' Hollywoodland


¿Tienes algo en común con Carmen?
Sí, sí, claro que tenemos algunas cosas en común. Ella es una mujer de vida sencilla, pero que piensa sobre la vida y sobre el mundo. Lo que ocurre es que tiene que luchar por su vida con un arma de fuego… (ríe). Yo suelo elegir papeles que son integrales e íntegros, no sólo la ‘hermana de’, la ‘madre de’ o la ‘esposa de’, creo en el trabajo de equipo y en este caso, con Mickey, con Tom, con Joe... creo que funcionó muy bien.

¿Crees que podrías identificarte con lo que Carmen tiene que hacer?
No puedo. Tengo que imaginarlo, porque la interpreto. Sí, me identifico con ella porque puedo identificarme con su temor, su ansiedad y su psicología, pero yo soy una persona que respeta la ley. Cuando me veo implicada en un accidente de coche, pienso en el permiso de conducir y en el seguro. Realmente creo en la ley. ¡Soy muy cuadrada en ese aspecto! (se ríe)

Diane Lane at the LA premiere of Focus Features' Hollywoodland


¿Crees, como ciudadana, que la ley funciona?
Creo que funciona, aunque no es infalible… en todos los sistemas siempre hay excepciones y se producen casos como éste, pero sigo creyendo en la ley. Así soy yo. Me gusta respetar la ley. Y la sorpresa de la película en ciertos sentidos es su calidad literaria, no tanto por ser una novela de James Ellroy, lo que la hace ser más que una película de acción, una película literaria. Hay un personaje que en ciertos aspectos está en su propia esfera aislada al comienzo de la película. Alguien que no se relaciona con la vida. Carmen es una especie de testigo. Y al verse involucrada en los hechos, de una manera banal, descubre un aspecto de sí misma que nunca supo que tenía. Eso me parece notable.

¿Cómo te sientes al cumplir 30 años como actriz?
Realmente no lo sé. ¿No es una locura? Realmente, no lo puedo creer. Cuando era niña mi madre me decía, ‘Cuando tengas 18 años, tu carrera estará acabada’, por lo que me acostumbré a la idea. De que mi trabajo no era eterno y ahorraba cuanto podía. Así que a los 18 años pensé, ‘Bueno, lo intentaré un poco más, ganaré algún dinero y luego me dedicaré a otras cosas’. Pero, por la razón que sea, he seguido trabajando. Y mi madre siempre decía, ‘Las carreras de las mujeres acaban siempre a los 40. Así que, ¿qué vas a hacer después de los 40?’. Y yo estaba muy preparada para eso, para decir, ‘Bueno, pues ya, no seré actriz después de cumplir los 40’. Y sin embargo, veme, aquí sigo, a los 44 y actuando (ríe).

Diane Lane at the LA premiere of Focus Features' Hollywoodland


¿A qué te habrías dedicado si no hubieras sido actriz?
No tengo idea. Hice un par de semestres en la universidad y puedo escribir y me gusta pintar y cocinar... Pero creo que en realidad no disfruto con ello, como con la actuación. Probablemente habría acabado enseñando arte dramático. Me parece que es lo que sé hacer bien, soy una buena comunicadora. Soy buena hablando… pero actuar es lo que más me satisface hacer, así que nunca he contemplado seriamente ninguna otra linea de trabajo.

¿Te consideras una mujer con suerte o todo esto que tienes, te ha costado trabajo?
¡Creo que soy una mujer con mucha suerte! Siempre he tenido una familia que me quiere mucho y somos muy unidos, y tengo una gran carrera. He crecido mucho en los últimos años, aunque siempre he tratado de mantener mi vida con un orden armónico, porque me siento mejor cuando estoy centrada y puedo ser fiel a mí misma. En el plano profesional he trabajado mucho, pero también he tenido grandes oportunidades, y no tengo vocación de estrella, ni me interesa llevar ese estilo de vida. Me gusta llevar una vida de familia antes que nada... La fama viene mucho después.

¿Qué disfrutas más en la vida?
El sentido del humor. ¡Es algo vital en mi vida! También la música. Los libros. Soy una lectora voraz. Disfruto mi vida privada, y tengo suerte de que respetan ese aspecto de mi vida. Yo adoro a mi familia y a mis amigos y mi trabajo también me encanta. Creo que eso es lo que más disfruto… ¿qué puedo decirte? Soy una persona feliz y si bien no ha sido fácil lograrlo, me gusta pensar que la permanencia puede lograrse.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares