12 ene. 2010

¿Y donde está Sarah Jessica?

En menos de una década, esta actriz y comediante, se convirtió en una supercelebridad gracias a la serie de culto Sex and the City, que ahora salta al cine, donde también actúa al lado de Hugh Grant en ¿Y dónde están los Morgan?

Miguel Cane


Sarah Jessica Parker in Paramount Pictures' Failure to Launch


Sarah Jessica Parker (Nelsonville, Ohio, 1965) es posiblemente una de las figuras más fácilmente reconocibles en el mundo del entretenimiento, sin embargo, no siempre fue asi; a mediados de los 90, Parker era más reconocida como una actriz de carácter, y no fue sino hasta 1998, que se estrenó la serie de TV Sex and the City en HBO, que se convirtió en el auténtico fenómeno de popularidad que ahora es. Delgada, sonriente y muy a la moda, la esposa del actor Matthew Broderick estrena la comedia ¿Y dónde están los Morgan? que filmó junto al británico Hugh Grant. La cinta es una comedia romántica con tintes de acción y suspenso, que llega a las pantallas en medio de la vorágine previa al estreno de la segunda película de Sex and the City que protagoniza junto a Cynthia Nixon, Kim Cattrall y Kristin Davies, cuyo anticipado estreno tendrá lugar el próximo mes de mayo.


Sarah Jessica Parker 55th Annual Emmy Awards


En esta película, Parker y Grant interpretan a Meryl y Paul Morgan, un matrimonio neoyorquino de clase alta que, por diversas circunstancias, está a punto de disolverse. En un último esfuerzo, Paul invita a su esposa a cenar a un restaurante de lujo, pero justo cuando abandonan el local, por accidente presencian un asesinato y esto hace que se conviertan en objetivo de un peligroso asesino a sueldo. El programa de protección de testigos los arrastra de su amada Nueva York a un minúsculo pueblo vaquero del estado de Wyoming, y la relación que estaba a punto de hundirse parece estar al borde del naufragio definitivo en las planicies del oeste. O tal vez no.

¿Y dónde están los Morgan? es la última película en la que actúa la ojiazul antes del estreno de la muy esperada segunda parte de Sex and the City, en la que Parker volverá a convertirse en la celebérrima Carrie Bradshaw, la columnista más conocida de la ciudad de los rascacielos. “De Carrie he aprendido algo maravilloso; no existen las reglas, todas las reglas hay que tirarlas por la ventana,” asegura la actriz con desparpajo.

¿Qué te atrajo de hacer esta película?
Sin duda la oportunidad de volver a trabajar junto a Hugh Grant (habían participado en el rodaje de Medidas extremas, en 1996). La idea de hacer una comedia romántica con él me hizo decidirme para aceptar este filme casi de inmediato. Es un caballero y el personaje de Meryl me encantó; está escrito de una forma que es irresistible. Me reí mucho con lo gracioso que era el personaje en papel, y me gustó dónde empieza la relación y ciertamente dónde termina. Es una mujer muy de Nueva York, muy dinámica y también tiene su corazón.


Sarah Jessica Parker in Miramax Films' Smart People


Sin duda los Morgan no son de ninguna manera la pareja perfecta...
¡Claro que no! (risas) Pero te voy a decir algo, que tal vez te parezca escandaloso... ¿qué crees? ¡No existe la pareja perfecta! (pone cara de susto) ¡Es verdad! ¡No existe tal cosa! ¡Qué escándalo! Ahora me citas y seguro luego alguien lo ve, lo saca de contexto y me vuelven a inventar otro drama marital (se ríe) No, pero en serio, poniéndolo en contexto (risas) creo que es con el paso de la edad, que aprendes que lo importante es cambiar lo que hay alrededor de la persona, no tanto a la persona en sí. Soy ahora lo suficientemente madura para entender cuáles son las cualidades que busco en mi pareja. Por supuesto, puedes tratar de recoger los calcetines sucios de alguien, pero llegará un momento en que acabes cansándote de hacerlo y le digas “Honey, no. Ahora vas y los recoges tú.”.

¿Hay muchos calcetines sucios en casa?
A veces. No me casé con Ferris Bueller, sabes, sino con Matthew Broderick. Es un ser humano. Maravilloso, cálido, solidario, generoso... pero humano al fin y al cabo y como yo, también tiene defectos. ¡Pero eso es lo que me gusta de nuestra vida... Ser gente corriente. Somos un matrimonio como millones en Nueva York, la única diferencia será a lo que nos dedicamos para vivir, pero eso es todo...


Matthew Broderick and Sarah Jessica Parker 55th Annual Emmy Awards


Hablando de Nueva York, tú te has convertido en un auténtico icono de la ciudad.
¿Tú crees? (sonríe) Puede ser. Vivo allí desde 1977, es el único lugar en el que he vivido como adulta y es todo lo que conozco. Mi casa está ahí, mis hijos, mi marido, mis padres. Amo la ciudad desde el primer momento en que puse un pie en la isla. Definitivamente es una parte intrínseca de mí.

Hablamos un poco de Sex and the City. ¿Por qué se decidió hacer una nueva película y no reunir al elenco para una nueva temporada de la serie?
Por diversos temas, algunos de ellos personales. En mi caso, tengo tres hijos y quiero estar con ellos tanto tiempo como me sea posible. El horario de rodaje de la serie era agotador y me impedía estar en mi casa con mi familia. Cuando la empecé a hacer, en 1997 o 98, estaba recién casada y Matthew hacía mucho teatro, así que no nos importaba trabajar tanto. Pero ahora, evidentemente, nuestras prioridades han cambiado y por eso quise hacer la película en lugar de continuar con la serie de televisión.

Carrie Bradshaw ha aparecido en muchos listados que la mencionan como uno de los personajes de la década, ¿cómo te sientes al respecto de eso?
No deja de sorprenderme, ¿sabes? Es decir, no me lo imaginaba. En realidad, hay mucho que yo le debo a la serie, porque Carrie se convirtió en un icono para las mujeres y ha sido un privilegio interpretarla. Me dio muchísimas cosas, me siento también como una privilegiada porque ahora se me ha desarrollado un instinto fashionista que antes no tenía y ahora tengo acceso a diseños maravillosos y me gusta la idea de que me consideren un icono, pero no sé si voy a ser capaz de identificarme en realidad con esa imagen toda mi vida...

¿No te consideras una fashionista?
Es muy divertido, pero lo cierto y esto cualquiera lo sabe, si tiene sentido común, yo no vivo mi vida siendo un icono fashion. Me encanta la ropa, me encantan los trapos, los zapatos divinos, los grandes diseños y me fascina vestirlos, pero no sé cómo se creó esta bola a mi alrededor. Reconozco que disfruto de los beneficios, siempre me ha gustado la ropa y he tenido la suerte de que en un momento dado llegó a mi vida el personaje de Carrie, una mujer que viste con diseños increíbles.

Ahora una conversación sobre sexo en la mesa ya no se considera “¡Huy, tabú!”
¡Oh sí! ¡Y es muy liberador! Hace diez años creamos una nueva voz para la mujer con Sex and the City. Hay muchos libros que se han escrito sobre la intimidad de la mujer, pero jamás lo habíamos visto ilustrado en la televisión y mucho menos plasmado por la maquinaria de la televisión o el cine. Hoy en día en la televisión se cuentan historias de la manera que nosotras empezamos a hacerlo. Somos vanguardistas de un estilo, pioneras de un nuevo movimiento y eso me gusta aún más que los zapatos bonitos.


Sarah Jessica Parker in New Line Cinema's Sex and the City


¿Entonces es correcto decir que Sarah Jessica Parker tiene menos cosas en común con su álter ego Carrie Bradshaw de lo que se cree?
Obvio. La verdad es que no tiene sentido etiquetar, al igual que pensar que las mujeres estamos obsesionadas con la moda. Si creyera que el corazón de Sex and the City es un grupo de mujeres hablando de sexo y paseando de compras no estaría aquí ahora. Si Carrie no fuera la persona que es, antes y ahora, la serie no hubiera durado, ni habría tenido el impacto que tuvo y tiene. Es comedia humana, no melodrama, pero tiene sustancia, profundidad. El público sabe bien en qué invierte su tiempo y es un producto de calidad del que me siento orgullosa.

Ahora, para terminar confírmame un rumor... ¿es verdad que no te gusta firmar para un proyecto si es demasiado lejos de Manhattan?
¡Ah, ese rumor! Bueno, pues te diré que lo intento. Mis hijos y mi marido están aquí y ellos son mi prioridad número uno. ^Pero a veces tengo que desplazarme un poco más lejos – por ejemplo, a filmar en exteriores en Wyoming, o en algún set en Los Angeles, o como en la película de Sex and the City, en una locación en Marrakesh... entonces lo que hago es que procuro ausentarme lo menos posible, o bien, que vayamos todos juntos: si Matt no tiene algo que lo retenga, suele venir conmigo y con los niños y somos, ante todo y en todo lugar, una familia, que es lo que más me importa.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares