19 feb. 2010

Nine, de Rob Marshall

La Vida es mejor cantando

Miguel Cane


Antes que nada, hay dos razones de peso por las que no se debería caer en la comparación entre Nine y la inenarrable 8 ½, el clásico de Federico Fellini que le sirve de punto de partida. El primero es que la película de Rob Marshall está en realidad basada en el musical de Broadway del mismo título, por lo que es una heredera de segunda generación del film protagonizado por Marcelo Mastroianni. El segundo es que Nine no puede (ni pretende) equipararse a 8 ½ limitándose a ser un homenaje, como demuestra el hecho de que en lo argumental simplemente intenta esquematizar el manantial creativo de Fellini.



Una vez vista, la pelicula de Marshall sabe ser una producción lujosa y lustrosa. Los actores – especialmente el cabal femenino en el que deslumbran Judi Dench, Nicole Kidman, Kate Hudson, la Cotillard (aunque no le llega ni de lejos a Anouk Aimée) y hasta Penélope Cruz- están perfectos en sus papeles del primero al último (cualquier oportunidad de ver, aunque sea sólo por unos minutos, a la legendaria Sophia Loren en pantalla bien vale una misa), y Daniel Day-Lewis se avoca a hacer suyo el personaje de Guido con presteza. Esto junto con las labores más artísticas (maquillaje, vestuario, dirección artística) como las más técnicas (montaje, iluminación) están resueltas con envidiable solidez.


Es por tanto imposible apartar los ojos de la pantalla ante tal derroche de atractivo, de belleza, tanto en las personas y su entorno como en el existencialista trasfondo. Pero la película tiene problemas, y en este caso, se deben sin duda la labor de realización. Rob Marshall no es Bob Fosse, tiene limitaciones de visión que han sido siempre muy claras, sin embargo, se empeña, como hiciera hace seis años en Chicago, en no derribar la cuarta pared, filmando los números musicales como si se estuvieran produciendo en un teatro. Además, todos ellos están montados de la misma manera, mezclando a los personajes en su emplazamiento real y en ese otro espacio simbólico y oscuro donde dominan las canciones. Esto acaba por resultar terriblemente rutinario y cansado para el espectador.



Hablando con cinismo, Nine es un producto muy bien empaquetado, y es ahí precisamente donde encontramos sus mayores virtudes y sus peores defectos. Y es que es innegable que todo ha sido muy bien pensado, y que son muy pocos los puntos flacos (más allá de los mencionados) que hay en su planteamiento. Sin embargo, a posteriori se acaba extrañando la visceralidad y las imperfecciones de ese elogio del esbozo que es 8 ½, una obra maestra de tal calibre que seguramente es la única razón por la que podemos calificar a esta Nine de, al menos, interesante.

Si pueden verla, véanla, al menos para deleitarse con las actrices, pero, si tienen oportunidad de asomarse a la maravilla fellinesca, no lo piensen dos veces. Es mucho más significativa que cualquier cosa que Hollywood podría manufacturar.


Nine
Con Daniel Day-Lewis, Marion Cotillard, Kate Hudson, Penélope Cruz, Judi Dench, Fergie, Sophia Loren y Nicole Kidman
Dirige: Rob Marshall
Estados Unidos, 2009


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares