17 mar. 2010

Guerra de los mundos / War of the Worlds, de Steven Spielberg (02) - Miguel Cane

Miguel Cane

Paramount Pictures' War of the Worlds


La anticipación ha rendido frutos. Se hace un silencio cuando la inconfundible voz de Morgan Freeman recita una versión ligeramente actualizada de las primeras líneas de la novela de H.G. Wells. Las imágenes que acompañan estas frases son de vital importancia para la trama, aún si nuevas generaciones que no están familiarizadas con el texto de 1898, no las hallan significativas. Esta es la manera que tiene Steven Spielberg para abrir el círculo – después volveremos a las imágenes y voz- que nos atrapa por casi dos horas y no permite despegar los ojos de la pantalla.

Tom Cruise in Paramount Pictures' War of the Worlds

Este es un event movie y no pierde su estatus ni un segundo, aún si entre los espectaculares efectos logra mostrar una historia cuyo interés humano y desarrollo de personajes logra sentirse, por momentos, genuino, aún si no puede sostenerlo dadas las convenciones del género.

La cinta abre en Bayonne, Nueva Jersey. Ray Ferrier (Tom Cruise) es un operador de maquinaria en los muelles; es padre del obstinado Robbie (Justin Chatwin) y la precoz Rachel (la niña prodigio du jour Dakota Fanning), que parece más madura en varios aspectos. Los chicos pasarán el fin de semana con él, mientras su ex, Mary Ann (Miranda Otto, de Lord of the Rings, ostenta su embarazo real en pantalla) y el nuevo marido de ésta van a visitar a los padres de ella en Boston.

Dakota Fanning , Justin Chatwin , Miranda Otto and Tom Cruise in Paramount Pictures' War of the Worlds

La relación entre padre e hijo es tirante: Robbie resiente la separación familiar y no pierde ocasión para antagonizar con Ray. La dinámica disfuncional se ve de pronto interrumpida por una extraña tormenta eléctrica que es sólo el preámbulo para la impactante revelación de una invasión a nivel global. Pronto, la familia Ferrier huye por su vida mientras un cataclismo espantoso destruye el mundo que conocieron.

Con una atmósfera que se basa en la realidad post 11 de septiembre (un subtexto constante en el guión de David Koepp), totalmente alejada del espectáculo de Día de la Independencia, la película se convierte en una aventura violenta, oscura, intensa y plena de suspenso. La angustia se sostiene mientras a velocidad vertiginosa, el cinefotógrafo, Janusz Kaminski, muestra escalofriantes escenas de destrucción con esas legendarias máquinas trípodes que son un elemento memorable de la producción.

Paramount Pictures' War of the Worlds

Los personajes pasan por secuencias coreografiadas con habilidad que originan en el espectador un malestar casi insoportable. Aquí, los invasores no tienen motivos: arrasan con todo porque pueden. Ni siquiera se sabe si vienen de Marte: sólo es evidente que han planeado esta ocupación por años. Así lo revela a Ferrier el perturbado Harlan Ogilvy (un brillante Tim Robbins, que consigue convencernos de su creciente enajenación), que representa al monstruo en su aspecto humano: la locura lo convierte en algo tan grave como su enemigo.

Existe una fidelidad notable hacia el texto de Wells y también una inmediatez contemporánea: éstos son tiempos ominosos y eso se vuelve tangible, aún si sabemos que, al tratarse de un film de Spielberg, el desenlace no puede ser tan oscuro. Cruise da una actuación bien afianzada y congruente, mostrándonos cómo Ray madura desde su primera escena hasta el impactante clímax: pasa de ser despreocupado, a un padre capaz literalmente de cualquier cosa para asegurar la supervivencia de sus hijos.

A visual effects shot from Paramount Pictures' War of the Worlds
Tom Cruise and Dakota Fanning in Paramount Pictures' War of the Worlds

Pocas veces tiene la oportunidad de demostrar que en él hay más que una movie star: la inenarrable Magnolia de PT Anderson es una y ésta (toda proporción guardada) es otra. Hacia la mitad, la película sucumbe a pérdidas de ritmo y a un convencionalismo hollywoodense en varias secuencias – hay elementos en la trama, especialmente pertinentes a Robbie que se derrumban- , no obstante ésta es una buena película que justifica el gasto y la alharaca.

No es lo mejor de Spielberg (esto sería acaso Minority Report), pero cumple cabalmente en todos los aspectos, incluyendo guiños que le encantan al director (alusiones y homenajes a otros filmes, como incluir un cameo de Gene Barry y Ann Robinson, protagonistas de la versión de 1953 dirigida por Byron Haskins) y el transportar desde la butaca al espectador a sentir el pánico de la multitud, a creer por un momento que este es el fin del mundo. Ese es, finalmente, uno de los propósitos del cine: la ilusión se hace tangible mientras hay imágenes en la pantalla y se quedan con uno, aún al salir a la luz.

A visual effects shot from Paramount Pictures' War of the Worlds

Guerra de los mundos/War of the Worlds
Con Tom Cruise, Tim Robbins, Dakota Fanning, Justin Chatwin y Miranda Otto. Dirige: Steven Spielberg. Distribuye: United International Pictures.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares