1 oct. 2010

Meg Ryan se pone seria

Es una auténtica estrella de cine, que lleva treinta años ante las cámaras y ahora le da un giro a su imagen con Una pareja de tres.

Miguel Cane


Meg Ryan at the LA premiere of Miramax's Kate & Leopold


Tras estar durante muchos años presa del género de la comedia romántica, fue hasta hace relativamente poco que Meg Ryan (Fairfield, Connecticut, 1961) se lanzó en una dirección distinta de manera tentativa: lo intentó primero en Prueba de vida, filme que acabó con la imagen de esposa ideal de Dennis Quaid cuando se descubrió su romance con su compañero de reparto, Russell Crowe (el escándalo no sólo le costó el matrimonio, sino también casi la carrera, pero se recuperó). Después, en la inquietante En carne viva, dirigida por Jane Campion, se atrevió a romper un tabú de Hollywood: una actriz consagrada y de éxito no se desnuda ante la cámara. De pronto, la reina de la comedia romántica se mostraba completamente desnuda en escenas de sexo violento con Mark Ruffalo. Esto, asegura, la ayudó a estimarse a sí misma como actriz. Ahora, la Ryan insiste en flirtear con su lado más atrevido en una cinta poco convencional – es una comedia romántica, sí, pero es mucho más complicado que eso- Serious Moonlight (presentada en América Latina como Una Pareja de Tres), una mirada feminista – la cinta está dirigida por Cheryl Hines y es el guión póstumo de la malograda escritora y cineasta Adrienne Shelly, asesinada en 2006- a las dinámicas de la infidelidad marital en estos tiempos.


Meg Ryan in Picturehouse's The Women


En la cinta, Meg interpreta a un personaje completamente distinto a las dulces rubias que le dieron fama: es Louise, una abogada muy concentrada en su trabajo, cuyo marido Ian, (interpretado por el Oscarizado Timothy Hutton) le anuncia que tiene la intención de dejarla por otra mujer: a partir de ese momento, Louise toma una decisión drástica – literalmente, “pegar” a su esposo al excusado- y tratar no sólo de salvar su relación, sino también conocerse de nuevo a sí mismos.


Meg Ryan in Warner Bros. Pictures' In the Land of Women


¿Dirías que este personaje es la progresión lógica de los que hiciste en Cuando Harry conoció a Sally, Sleepless in Seattle o Adictos al amor?
No lo había visto de esa manera, pero sí, puede que tengas razón. Esos personajes eran mujeres más jóvenes, tenían otro tipo de anhelos, de deseos y de motivaciones. Ahora Louise es una mujer de mi edad – sé la edad que tengo, y no me intimida- que tiene otro tipo de experiencia; se había enfocado más a convertirse en esta mujer de éxito profesional y esto resultó en que delegara su vida matrimonial y en que al aparecer la crisis, ella, que habitualmente está preparada para toda contingencia en su firma, no tiene idea de cómo reaccionar ante lo que le comunica Ian. Creo que es un giro muy interesante y una perspectiva que no había abordado antes.

Partiendo de este personaje, ¿crees que para triunfar en un mundo masculino una mujer tiene que comportarse como los hombres? Louise lo hace...
Sí, pero yo no lo veo así, no necesariamente. Ya que, tanto si eres hombre como mujer, todos cometemos errores. Todos somos humanos. Afortunadamente, en el camino de la vida tenemos la oportunidad de corregirlos. Eso es lo que la película propone. Por ejemplo, en la película Louise utiliza la manera de pensar masculina para abrirse camino en su carrera. Sin embargo, es un arma se vuelve contra ella. Lo que ocurre en el filme nos enseña de alguna forma que en el mundo todavía no podemos determinar –en algunos casos– qué cosas están bien y qué cosas no. ¿Está bien enfocarse en la carrera y en el beneficio propio pasando de tu relación? Creo que tanto los hombres como las mujeres están todavía haciéndose este tipo de preguntas. Por eso acepté hacer la película; plantea preguntas que no tienen una respuesta fácil. Buscábamos contar las diferentes facetas que pueden aparecer en nuestras relaciones, no sólo a nivel romántico. Cosas que pasan en nuestra vida, aunque parezcan, como en este caso, descabelladas.


Meg Ryan at the LA premiere of Miramax's Kate & Leopold


¿Cómo reaccionarías tú en una situación como esta?
Cada situación es diferente, pero Louise entiende, y esa idea es muy moderna, que ha contribuido a la situación que se ha creado en su matrimonio. Su carrera se convirtió en algo muy absorbente, aunque ella creía que tenía todo bajo control y es evidente que no es así. Yo en mi vida, y esto sucedio muy públicamente – que básicamente es algo que cambiaría si pudiera- también he tenido que reexaminar situaciones y entender que tenía parte de culpa de lo que me estaba pasando.

¿Dirías que la infidelidad ocurre en la mayoría de los matrimonios hoy en día?
No, no creo que ocurra en todas las relaciones pero pasa mucho, de hecho las estadísticas que lo señalan son sorprendentes. Mujeres engañando a los hombres, hombres engañando a las mujeres, pero creo que es posible tener una relación de fidelidad, de compromiso mutuo. Las he visto, así que al creerlo, ya no siento que estoy loca (sonríe). Creo que lo más difícil en una traición es aprender a perdonar, olvidar y reconstruir la confianza con tu pareja, que es lo que Louise intenta, si bien con un método muy peculiar. Personalmente, el matrimonio es una institución en la que creo, aunque jamás me ha cosumido la necesidad de tener un anillo en el dedo. Si me caso de nuevo, será porque he encontrado a la persona adecuada y estoy enamorada. Pero tampoco me siento angustiada por no tener un hombre a mi lado. Louise decide luchar por su relación. En su momento, yo tuve que hacer algo semejante, pero cada quién hace las cosas según su criterio. Y creo que lo que hice fue lo que pude, en las circunstancias que tuve a mano. Y esa es la diferencia entre ella y yo.


Meg Ryan at the LA premiere of Miramax's Kate & Leopold


Haciendo una revisión de tu carrera, este año se cumplen treinta del rodaje de Ricas y Famosas, en la que hiciste tu debut (a los 18 años), dirigida por George Cukor ¿Cómo sientes la evolución de tu carrera?
¡Ricas y Famosas!
¡Qué suerte tuve! Creo que desde entonces que era básicamente una niñita hasta ahora, he aprendido a amar la técnica con los años. Inicialmente era un poco reaccionaria con la profesión. Dudaba de que fuera el tipo de arte que quería desarrollar. Después me he cruzado por el camino con gente, actores como Candice Bergen, directores como Nora Ephron, Oliver Stone, Jane Campion, que me han hecho ver las cosas de otra forma. Sin duda he mejorado. Creo. ¡Eso lo tendría que decir el espectador! Pero nunca me imaginé que iba a llegar a treinta años de carrera ininterrumpida. Nunca. Esa es la verdadera sorpresa para todo actor.

¿Considerarías que eres mejor actriz ahora, aún al costo de la fama que tenías antes?
Creo que sí. No lo había pensado de ese modo, pero ¿sabes?, cuando llevas muchos años haciendo cierto tipo de películas y llegas a sentirte cómodo, yo ya no estaba segura de si quería continuar ejerciendo mi profesión. Estaba tan cansada de los proyectos que me ofrecían, que mi trabajo no me parecía lo suficientemente importante. Pero encontré la fórmula para combinar ambas cosas: Jane Campion me dio una gran oportunidad y entonces conseguí concentrarme en lo que estaba haciendo y obtuve mejores resultados. No reniego de las películas que hice antes, me dejaron enormes satisfacciones, pero te diré que es un alivio no ver tu cara todo el tiempo en todas las revistas de chismes. Creo que el ritmo de trabajo que encontré me permite administrar ambas facetas de mi vida, aunque la de ser madre es mi prioridad y es lo más importante. Tengo un hijo que ya es un hombre, y una hija que me necesita muy de cerca porque aún es muy pequeña [Jack Henry, nacido en 1992 es de su matrimonio con Dennis Quaid, y su hija Daisy, de origen chino, nació en China en 2005 y fue adoptada por ella ese mismo año] y estoy el mayor tiempo posible con ellos… asi que ahora leo muchos menos guiones que hace unos años, aunque de cuando en cuando, te llega algún proyecto como éste y no puedes resistirte. Una película como ésta hace que el esfuerzo valga por completo, por la satisfacción que te proporciona, como actriz, y como persona que aprende algo nuevo de la experiencia.




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares