13 mar. 2011

Keira Knightley, Carey Mulligan y Andrew Garfield: los jóvenes dioses

Por separado, Keira Knightley, Carey Mulligan y Andrew Garfield, son tres de las estrellas más prometedoras en el panorama del cine. Juntos, encabezan el reparto de Nunca me abandones, una inquietante mirada al amor en el futuro.

Miguel Cane
Basada en la aclamada novela homónima de Kazuo Ishiguro (autor de Lo que queda del día), que cosechó un enorme éxito de ventas y crítica, Nunca me abandones es una extraordinaria historia de amor, pérdida y verdades ocultas. En ella, el autor planteó la pregunta fundamental: ¿Qué es lo que nos hace humanos? Ahora, el director Mark Romanek (Retratos de una obsesión), el guionista Alex Garland (Exterminio y Sunshine) la presentan como un drama futurista y desolador.


Keira Knightley at the Beverly Hills premiere of Focus Features' Atonement


Kathy (Carey Mulligan), Tommy (Andrew Garfield, de La Red Social) y Ruth (Keira Knightley) pasan su infancia en Hailsham, un sobrio internado inglés aparentemente idílico y completamente aislado del mundo, donde descubren un tenebroso e inquietante secreto acerca de su futuro. Cuando dejan atrás el refugio que les brinda del colegio y se aproximan al devastador destino que los aguarda en su edad adulta, tienen también que hacer frente a los profundos sentimientos del amor, los celos y la traición que amenazan con separarlos.



En persona, Keira Knightley (1985) es expresiva y directa, donde Carey Mulligan (1985) es igual de encantadora, aunque más sosegada y serena. Sentado entre ambas, Andrew Garfield (1983) da al principio la impresión de estar abrumado, pero pasa rápido y ptonto, los tres no pueden parar de reír despojándose de su condición de estrellas rápidamente [los tres saludan cortésmente a la prensa, de mano, hacen preguntas, rompen el hielo], aunque tienen bien aprendido que las puertas de su vida privada permanecen cerradas: jamás hablan de ello y es una alianza que han tenido a lo largo de su gira de promoción; pareciera parte de la complicidad que plasman en pantalla con sus personajes.



Los tres tienen muy buena química juntos ¿Pasaron mucho tiempo juntos para prepararse antes del rodaje…?
Keira:
Carey y yo ya nos conocíamos, de Orgullo y Prejuicio, en la que éramos hermanas.
Carey: Sí y nos veíamos en Londres todo el tiempo, en clubs y con amigos, cosas así.
Keira: Pero no conocíamos a Andrew. No realmente.
Andrew: Digamos que yo era el extraño. (Risas)
Carey: Entonces lo que Mark hizo, fue ponernos a convivir de cierta forma antes de filmar. Keira y yo estudiábamos juntas nuestro guión y compartimos una casa en locación.
Andrew: A mí me tuvieron aislado dos semanas. En un sótano. A pan y agua. (Risas) No, en serio. A mí me tuvieron aparte un tiempo, y luego me integré a la dinámica con ellas. Fue interesante, porque ya había un vínculo entre ellas y yo venía de fuera. Entonces, Carey se mudó a mi hotel y yo conviví una semana con Keira a solas. Casi como sucede en el libro.
Keira: A la larga eso nos sirvió de mucho para establecer la dinámica de la relación entre los personajes.


Keira Knightley at the LA premiere of Walt Disney's Pirates Of The Caribbean: The Curse of the Black Pearl


¿Ya conocían el libro?
Keira:
Sí, lo leí cuando salió.
Carey: Sí, me gustó mucho. Por eso acepté de inmediato cuando me lo propusieron.
Andrew: Er... yo.. (risas) Yo lo leí cuando me llamaron para la audición. Volé de Los Angeles a Londres y antes de salir, compré el libro. No pude soltarlo. Me pareció una de las cosas más fascinantes que había leído en mi vida.
Carey: Sí, eso. Es fascinante. Y Alex hizo un gran trabajo al adaptarla.
Keira: Supongo que eso es porque Alex, en sí, es un novelista también. Y además, Kazuo Ishiguro nos visitó en el set y eso fue maravilloso, porque pudimos hacerle preguntas.
Carey: Personalmente, yo odio cuando adaptan mal un libro en cine. Alex y Mark nos lo dijeron claramente, querían mantener la esencia de la historia. Y creo que lo logramos, hasta mi mamá dice que esta película resultó una excelente oportunidad para hacer eso.



En el filme, sus personajes son presentados como seres creados específicamente para el cultivo de órganos. ¿Dirían que son humanos?
Carey:
Desde luego que son humanos. Como se hayan concebido no importa. Lo son.
Keira: Siempre lo tuve claro. Esto, desde luego es la controversia de la trama.
Andrew: Es el aspecto que más me atrajo de Tommy. La idea de que los sentimientos y las emociones son lo que realmente nos hacen humanos, aún pese a las reglas o situaciones: en el microcosmos del internado y en el macrocosmos de la vida exterior. Son humanos, que viven para que vivan otros humanos. Suena siniestro, pero extrañamente me parece también una gran expresión de amor.
Keira: Es el amor que sienten lo que los hace humanos, creo yo.
Carey: Definitivamente. Son los sentimientos y los pensamientos los que los hacen humanos, aunque no nazcan así.



Los tres se han convertido no sólo en promesas, sino en verdaderas estrellas, siendo aún muy jóvenes. ¿Cómo ven eso ahora?
Carey:
Yo no lo siento así. Llegué a estar sentada en medio de un cine con gente que ya me había visto en cine, pero no me reconoció, aunque los escuché hablar de mi película. Por eso no me siento como una estrella, cuando todavía puedo sentarme a ver una película frente a alguien que ya me vio antes. Todavía soy relativamente anónima. Simplemente hago mi trabajo, me maquillo y vengo a entrevistas como éstas, pero por ahora, nadie invade mi vida en ningún modo alguno.
Keira: Depende de cómo lo tomes. ¿Qué es una estrella para ti? Para mí, una estrella es Leonardo DiCaprio, o Meryl Streep, o Johnny Depp. Yo soy una actriz que trabaja. Tuve suerte de participar en dos proyectos muy populares, pero si me preguntas qué prefiero, te diré que me gusta más trabajar todo el tiempo, como Charlotte Rampling (que interpreta a la directora del instituto). Creo que es increible que ella siempre haya hecho lo que ha querido, no lo que es obligatorio. Creo que eso hace la diferencia entre una estrella y un actor. Poder hacer ambas cosas, es una oportunidad de oro.
Andrew: No soy una estrella. No quisiera pensar que lo soy, porque no he hecho méritos, ¿me explico? Hice La Red Social y fue genial todo lo que pasó. Ahora tengo el compromiso de Spider-Man. Pero no sé qué va a pasar mañana. No me gusta anticipar vísperas. Como dijo Keira, lo mejor es poder trabajar en lo que te gusta. Ya todo lo demás es un extra que puedes disfrutar si quieres, o pasar al siguiente proyecto que tengas y seguir así.
Carey: Algunas veces creo que ser una estrella debe ser una lata. Espero no serlo. Al menos no en el sentido que tiene ahora, con tantos paparazzi persiguiéndote y cosas así. Eso no es lo que quiero.
Keira: Si no es lo que quieres, entonces siempre tienes la opción de evitarlo. Hay quienes le hacen la pelota al juego de la celebridad. Pero siempre tienes la opción de evitarlo. Después de todo por eso somos actores, ¿no? Podemos hacernos invisibles a voluntad. ¡Y a veces es un alivio!


Keira Knightley at the LA premiere of Walt Disney's Pirates Of The Caribbean: The Curse of the Black Pearl






Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares