28 may. 2011

James McAvoy y Michael Fassbender: Héroes y Enemigos

Son dos de los actores británicos más prometedores actualmente y son los protagonistas del bombazo cinematográfico del año: X-Men: Primera Generación.

Miguel Cane




Son tan opuestos como sus personajes en la ficción, sin embargo, James McAvoy (1979) y Michael Fassbender (1977), se complementan bien, tanto en escena como fuera de ella. McAvoy es bajito, sonriente, curioso. Fassbender – de origen germano-irlandés – es alto, formal y reservado, hasta que de repente sonríe y revela una naturaleza más jovial. Aunque ambos tienen sólidas carreras con participaciones en filmes comerciales (como Las Crónicas de Narnia o 300) y en favoritos de la crítica (Expiación y Fish Tank), ninguno había llegado a los niveles de fama que van a tener a partir de este fin de semana, cuando se estrene alrededor del mundo X-Men: Primera Generación, el 'relanzamiento' de la saga X-Men (si bien es la quinta cinta en la saga) que se perfila como la cinta de acción más taquillera no solo del verano, sino de todo 2011.




En la cinta, dirigida por Matthew Vaughn, los actores interpretan, respectivamente, a Charles Xavier y Erik Lehnsherr, quienes eventualmente pasarán de ser amigos y colegas, a convertirse en acérrimos enemigos como el Profesor X y Magneto (que, como recordarán, en las primeras cintas de la serie, ambientadas en “el presente”, eran interpretados por Patrick Stewart y Sir Ian McKellen). Ahora, la trama está ambientada en 1962, justo en plena época de la crisis de los misiles en Cuba – y también justo antes del debut del cómic que originó todo, mismo que apareció publicado por la casa Marvel en 1963 – y es durante este momento clave de la historia, que los mutantes (seres humanos con habilidades superiores genéticamente) se hacen por primera vez aparentes. Son estos dos personajes los encargados de develar su existencia al mundo y lo hacen de un modo espectacular.




¿Ustedes eran fans de los cómics de X-Men, aún antes de considerar participar en el filme?
JM: Sí. Yo leía los cómics y había visto las peliculas. No era un gran fan, pero me gustaban los personajes.
MF: La verdad, Jim sabia más que yo. Es decir, yo sabía quienes eran, pero no estaba versado en toda la historia... y creeme, en estos años han tenido una historia muy complicada...
JM: ¡Mucho!
MF: Pero eso hace los personajes más atractivos también. Además, fue bueno que Jim fuera fan. Muy útil cuando estábamos preparándonos.

¿Qué les atrajo de sus personajes? ¿Cómo los describirían?
JM: Siempre me pareció que el Profesor X, o bien, en este caso, Charles, tenía una historia muy interesante. Y aquí hay una oportunidad para explorar eso: cómo era en su época juvenil. Cómo descubrió que había otros mutantes. Las decisiones que tuvo que tomar... todo eso es muy interesante.
MF: En el caso de Magneto, se trata de un personaje sumamente complejo: todo el mundo sabe que en el futuro se va a convertir en un gran villano, en un asesino terrible...
JM: Como los villanos clásicos, como Darth Vader...
MF: Exacto. Es un antihéroe. Aquí hay una manera de saber cómo es, por qué es como es. Erik sobrevivió al Holocausto Nazi. Perdió a toda su familia. Cuando ve la posibilidad de un nuevo exterminio, esta vez entre humanos contra mutantes, actúa. Tal vez de una manera errónea, pero es la única manera que tiene.



¿Podrían decir que son figuras trágicas?
JM: Charles es más bien un héroe pírrico. La victoria puede salirle demasiado cara. Es un idealista, se involucra demasiado en las vidas de sus primeros alumnos y su participación en el conflicto, va en contra de sus principios. Creo que ese es el cisma de su relación con Erik, al que quiere como a un hermano.
MF: Yo sí veo a Erik como una figura trágica, en cierta forma. Es como decíamos, un gran villano y los grandes villanos, desde Macbeth hasta Darth Vader, lo son. En este caso, Erik se convierte en Magneto, con una idea que va en contra de los principios de su amigo Charles, pero él siente que sus motivos son igual de importantes. Muchos lo consideran un asesino y un terrorista, pero también habrá quienes lo consideren un héroe. Y aquí se explora la fina línea que separa a los dos aspectos de un mismo personaje, que tiene muchos niveles.

¿Cómo se sintieron durante el rodaje? ¿Fue más exigente o dificil que otros?
JM: No realmente. Matt es un gran director y todos conformamos una compañía muy sólida. Michael, Rose Byrne, Jennifer Lawrence, Nick Hoult, el gran Kevin Bacon – que interpreta al villano principal de la cinta, Sebastian Shaw – y January Jones... todos fueron compañeros excelentes. Hicieron del rodaje una experiencia muy divertida.
MF: Además están los efectos visuales. Yo no tenía mucha idea de cómo lo haríamos, es decir, hay una secuencia en la que saco un submarino del agua, ¡solo moviendo los dedos! Pensé, ¿cómo voy a hacer esto? No es tan fácil como parece, tampoco. Matt supo guiarnos para obtener el efecto que deseaba: que pareciéramos tan sorprendidos por nuestros poderes, como los personajes están en ese preciso momento. Cuando la ves completa, ya con los efectos listos, te das cuenta de que tiene una gran visión como director y que hizo algo excelente y te sorprende, al menos a mí me sorprende, haber formado parte de algo así.




¿Creen que haya una nueva trilogía a partir de esta cinta?
MF: Definitivamente eso es algo que el público decide.
JM: Nosotros firmamos un contrato y puede ser por tres películas, pero no hay nada escrito en piedra tampoco, aunque esperamos que si hay éxito, volvamos a reunirnos. Yo estaría encantado.

Las películas de superhéroes se han convertido en la nueva norma del cine de acción. ¿Creen que es una tendencia que seguirá, o cambiará?
JM: Cuando yo era niño – que es más o menos la misma época en la que Michael era niño... ¿no?
MF: ¡Cierto!
JM: En esa época, lo que había era cine de acción con figuras como Schwarzenegger, Terminator, Terminator 2, Duro de Matar... estas películas ahora, son completamente diferentes, son piezas de ensamble, dependen de cada miembro del reparto y su contenido es más fantástico. Es lo que el público había pedido por años, y ahora es real. La tecnología cambia, los gustos cambian. No sé qué es lo que va a suceder mañana. Pero mientras tanto, hablando por mí, puedo decir que esto es divertido y emocionante.
MF: Mañana, ya veremos. Por todo lo que sé, podrían ponerse de moda las tragedias shakespeareanas o películas en las que tengamos que ponernos disfraces de animales... ¿quién lo sabe? Lo que sí es que si el público quiere entretenimiento, que es lo que ofrece esta película, existirá en cualquier forma.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares