27 may. 2011

Kirsten Dunst

Actriz desde la infancia, ha tenido que pasar por un largo camino para lograr el triunfo como mejor actriz en el Festival de Cannes, dirigida por el polémico Lars Von Trier.

Miguel Cane


Kirsten Dunst at the LA premiere of Columbia Pictures' Spider-Man


Inició su carrera a los cinco años, con un cameo en una película de Woody Allen (el segmento de Historias de Nueva York, titulado Edipo reprimido) y tuvo su primer papel de importancia como Claudia, la pequeña vampiro inmortal en Entrevista con el vampiro. Podría decirse entonces que Kirsten Dunst (Nueva Jersey, 1982) siempre tuvo la vocación de ser actriz, sin embargo, el caso de 'Kiki' (como la llaman afectuosamente amigos, medios y fans), es diferente. De hecho, no disfrutó la idea de ser actriz profesional hasta los diecisiete años, cuando Sofía Coppola la llamó a protagonizar Las Vírgenes Suicidas, su debut como directora. “Yo había hecho películas desde pequeña, pero en realidad no me sentía actriz, hasta que Sofía me llamó y vi que hacer cine podía ser muy diferente... y empecé a verlo de otra manera. Empecé a hacerlo con gusto, y no sólo como una manera de ganar dinero en lo que decidía qué iba a hacer con mi vida.”




De este modo, Kirsten ha logrado mantener un balance delicado entre el cine meramente comercial – como la trilogía dirigida por Sam Raimi sobre Spider Man – y el circuito de arte, con trabajos como Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, la arriesgada versión de Maria Antonieta dirigida por la Coppola y ahora, con la demoledora y exquisita cinta de Lars Von Trier Melancholia, en la que comparte créditos con Charlotte Gainsbourg, Charlotte Rampling, Kiefer Sutherland y John Hurt, y por la cual obtuvo el premio como la mejor actriz en la 64ª edición del Festival Internacional de Cine de Cannes [NOTA: Esta entrevista tuvo lugar un par de días después de las escandalosas declaraciones de Von Trier durante una rueda de prensa y es anterior al palmarés, por lo cuál, Dunst no había recibido aún el premio].


Kirsten Dunst at the NY premiere of Paramount's Elizabethtown


¿Cómo llegaste al set de una película de Lars Von Trier? Es un triunfo: todo mundo quiere, pero no siempre lo consigue...
Es verdad. No es fácil acceder a Lars. Yo nunca lo hubiera imaginado. De hecho, tenía otro proyecto en mente, que me habían ofrecido y Lars había comenzado la producción con otra actriz (se refiere a Penélope Cruz, que había accedido a rodar, pero se fue a hacer Piratas del Caribe 4), por lo que no estaba ni siquiera al tanto. Fue una cosa extrañísima. Me llamaron a Nueva York y me dijeron si quería viajar para ver a Lars. Me quedé en shock. ¿Yo? ¿Me llama a mí? Dije que sí y en veinticuatro horas yo ya estaba en Dinamarca.


Kirsten Dunst at the Los Angeles premiere of Columbia Pictures' Spider-Man 2


¿Cómo fue tu encuentro con él?
Extraño. Lars parecía distraído y yo no sabía que eso es parte de lo que es él. Me hizo preguntas de todo tipo, pero nada acerca de la película o del cine. Yo contesté a todo, con la mayor honestidad. Me sentía muy sorprendida aún. De pronto se interrumpió, se levantó y dijo “no sé si esto va a funcionar.” y no dijo nada más. Salió de la sala y me quedé: “¿Yo qué hice?” Pero me explicaron que Lars es así. Volví a mi hotel y me enviaron el libreto y una oferta formal. Luego llamó y dijo que me quería y que quería que trabajáramos juntos en esto. Pero que debía hacer lo que él me dijera. ¿Estás dispuesta?, me preguntó. Y yo dije que sí. A todo le dije que sí.


Kirsten Dunst as Mary Jane Watson in Columbia Pictures' Spider-Man 3


Háblame del rodaje de Melancholia, de tu personaje.
Mi personaje se llama Justine. Es una chica que acaba de tener una boda de ensueño con el hombre que ha sido hasta ese punto su gran amor; tiene una relación muy estrecha con su hermana Claire (Charlotte Gainsbourg) y con su madre (Charlotte Rampling), y tiene todo para ser feliz... pero no lo es. En su noche de bodas, Justine se sume en una profunda depresión y eso cambia su destino y en muchas formas, el de su familia. Por otra parte, hay un problema más grave aún: un planeta llamado Melancolía está en curso de colisión con la tierra y esto significa, literalmente, el fin del mundo. Lars decidió hacer una yuxtaposición de ambos temas; el colapso emocional de Justine como microcosmos y la destrucción de la tierra, como macrocosmos. El personaje de Claire es el que une ambos temas y funge como el nudo de la narración, ya que se rehúsa a aceptar que su hermana se hunda y el mundo se acabe. El choque entre ambas es el eje de todo. Rodamos en un palacio restaurado en Trollhättan, Suecia, y fue algo que me dejó sorprendida, esta táctica de Lars para filmar. Nos dio el guión y teníamos que seguirlo, pero también nos dejaba improvisar en ciertos aspectos; hay una larga secuencia, que es el banquete de bodas y ahí no ensayamos; simplemente nos soltó con la cámara siguiéndonos; entonces teníamos que actuar como si fuésemos una familia, amigos. Eso fue divertido e interesante; sólo nos hacía unas cuantas observaciones, pero nos dejó trabajar por instinto. Eso es algo que yo no había hecho antes. Me pareció fascinante.


Kirsten Dunst at the LA premiere of Columbia Pictures' Spider-Man


¿Qué puedes contar sobre la dirección de Lars con tu personaje?
Cuando nos reunimos para empezar a rodar, Lars me contó que había escrito la película como una manera de combatir una profunda depresión, que lo había paralizado casi un año. Lars tiene un temperamento melancólico, y lo entendí. Hace unos cuantos años, después de un rodaje, tuve que internarme para tratarme por depresión. No podía dormir, ni comer bien, ni sentía alegría. Estaba mal. No tengo temor de decirlo; lo he hablado claro muchas veces, porque cuando me interné se propagaron muchos rumores muy hirientes, que afectaron a mi familia, y afectaron mi imagen. Hay mucha gente irresponsable en Internet, que no piensan en las consecuencias de lo que dicen; me acusaron de ser una ebria, de ser drogadicta. No soy ni lo uno ni lo otro. Y si lo fuera, y buscara recuperarme, desearía respeto y hablaría de mi experiencia para ayudar. ¿Me explico? Por eso cuando Lars me habló acerca de lo que le ocurría a Justine, lo entendí perfectamente. Mucha veces hay cosas que no alcanzamos a entender, que pueden dejarnos noqueados. Somos humanos, todos tenemos nuestros problemas y tratamos de resolverlos, de vivir con ellos o de sobrevivir, si quieres verlo así.

¿Dirías que Justine, la mujer que interpretas, es una contraparte de Lars Von Trier?
En algunos aspectos, sobre todo en su construcción psicológica, sí. Creo que representa el combate de Lars con la depresión.

¿Supones que a raiz de este filme Hollywood te tomará más en serio?
No sé. Supongo que hay directores que te toman en serio. No puedo negarte que me halaga, mucho, que me hayan buscado para esta película. Todo actor es inseguro (quien te diga que no, miente para que no te des cuenta de que lo es) y siempre buscamos el reconocimiento de los que consideramos ídolos. Pero tomarte en serio es algo muy relativo. Yo me alegro de poder trabajar en cintas que me apasionan con directores fantásticos.

¿Como On The Road, con Walter Salles?
Por ejemplo.

La pregunta inevitable. (asiente) Las declaraciones de Lars en la conferencia de prensa. ¿Quieres decir algo al respecto?
Dios. Qué difícil. Creo que hay temas sobre los que no puedes hablar a la ligera. Lars no es de ninguna manera una mala persona, es sólo un provocador. Y eso es lo que estaba haciendo, provocar, polemizar, y se le fue de las manos. No lo disculpo ni lo justifico, cada quién es responsable de lo que dice y creo que su disculpa pública es sincera. Pero ya lo dije, él es así. Es su manera de ser.

¿Volverías a trabajar con Lars Von Trier?
¡Desde luego! ¡Sin dudarlo!


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares