12 jul. 2011

Daniel Radcliffe se despide de Harry Potter

Harry Potter lo convirtió en una superestrella pero este joven actor británico ahora debe terminar de madurar, al terminar la serie.

Miguel Cane




Este verano es crucial en la vida de Daniel Radcliffe (Londres, 1989). Por fin, y para ansiedad de sus millones de fans, llega el estreno de Harry Potter y las Reliquias de la muerte, parte II, la cinta que sirve como colofón (al menos hasta ahora) a la abrumadoramente exitosa saga sobre el mago más famoso de la historia, ostensible creación de la escritora británica Joanne Rowling.

Radcliffe, simpático, cordial y muy bien educado, sabe que prácticamente se ha convertido en adulto ante la cámara y los ojos del mundo entero: poco o más bien nada queda de ese pequeño niño que apareció en noviembre de 2001 en la primera cinta de lo que es hoy la saga más éxito que hay en la historia del cine y aunque Potter es lo que le da de comer (y muy bien, es una de las personas más ricas del mundo menores de veinticinco años), Radcliffe se toma su trabajo como actor con excesiva seriedad, si bien no espera que todo el mundo conozca cada detalle de los libros o las películas de Harry Potter. “Yo mismo acabo por mezclarlas todas” (ríe) “Hay gente que se me ha acercado para decirme que lo sienten, pero que no les gustan los libros. Bueno, el caso es que yo no los escribí, y estoy convencido de que a Jo (la autora) le da igual. Hay mucha gente a la que sí le gustan, aunque dicen que prefieren ver las películas que leer los libros. Ahora que todo termina, mucha gente me dice que está triste porque ya no habrá más. Yo les sugiero que lean los libros, de ese modo siempre tendrán algo de Harry en sus vidas.”





Además de ser un actor disciplinado que prefiere el teatro al cine, Radcliffe es un muchacho como todos, le gustan los deportes, las chicas y la música. Es fan Radiohead, Björk, Morrissey y Belle & Sebastian. Sus gustos musicales no marcan el único contraste con el personaje al que le debe su fama. Hace un par de años causó controversia al aparecer desnudo en la obra Equus, de Peter Shaffer, rompiendo el molde de su imagen de maguito dulce y gentil y ahora sigue rompiendo moldes: este año debutó en Broadway, cantando y bailando en una reposición del musical How to Succeed in Business Without Really Trying, además de rodar una versión cinematográfica de la novela de Susan Hill La Dama de Negro (que en su versión teatral ha sido un éxito alrededor del mundo).




Así que llega el final. ¿Vas a extrañar a Harry?
Como se extrañaría a un amigo, ¿sabes? Después de todo el personaje y yo crecimos juntos. Comencé a hacer de Harry a los 11 años, que es la edad promedio de los fans que se acercan a la serie por primera vez. En ese entonces pensaba que era por la magia y por el saber que eres un niño especial. Ahora que tengo casi 22 años, pienso que es por que puedes crecer, que puedes aprender de tu poder interior. No lo sé. Creo que Harry es un personaje que inspira ilusiones y eso es algo que importa mucho, y eso hace que le guste a la gente. Y eso es algo que voy a echar de menos de otros personajes que evidentemente, no son Harry.




Mucha gente te ve como Harry. ¿Crees que algún día te dejarán de ver así?
No sé. Mucha gente, desde que estaba en el colegio, me llamaba Harry a propósito. Aún ahora, cuando pasa en la calle y no me hablan a mí si no a un Harry de verdad, no puedo evitar responder un poco, lo cual es bastante embarazoso. Me gustaría que la gente me viera como un actor y no solo como un personaje, pero como te decía, Harry es un personaje enorme, de esos que dejan huella y son muy importantes para mucha gente. Interpretar a Harry ha sido una gran responsabilidad, si lo ves de ese modo. Yo quiero seguir actuando y haciendo otras cosas, pero evidentemente, para mucha gente soy Harry. Espero que puedan separarnos a Daniel, el actor, y a Harry, el personaje, en algún momento.



¿Por eso has buscado hacer proyectos completamente distintos?
Claro. Por eso mismo. Moría de ganas de debutar en un musical de Broadway y que la gente vea que no soy solo el personaje de las peliculas, sino otro personaje completamente distinto. Además de que era un gusto que quise darme y me salí con la mía.

Ahora que terminó la saga ¿vas a seguir estudiando, buscar un título académico?
Creo que si no lo hago, me sentiría como un estúpido. Sigo estudiando. Leo clásicos. Soy un estudiante bastante convencional, hasta eso. Creo que es importante separar ambas vertientes de mi vida y claro que quiero un título. Aunque sea solo para enmarcarlo... (ríe) Y quiero prepararme en todas las disciplinas necesarias para ser un buen actor. Un intérprete completo. ¡Y versátil!

¿Qué tal es tu relación con JK Rowling? ¿Han llegado a ser amigos?
La verdad es que sí. Ha sido una de las cosas más divertidas de hacer estas películas. Jo es fantástica; es muy fácil hablar con ella y me cae muy bien. Es una persona increíblemente inteligente, y ha escrito los libros más exitosos de su época, sin duda. Y ha sido increíblemente generosa con Emma, con Rupert y conmigo. Nos ha dado una gran confianza para hacer estos personajes que ella ama tanto y los ha hecho tan nuestros como suyos. Puedes decir que somos amigos.




Ahora disminuirán las entrevistas que tendrás que hacer, ¿a qué pregunta te gustaría no tener que responder nunca más en la vida?
“Si pudieses hacer magia, ¿qué harías?”. Para cuando empecé a trabajar en la tercera película, ya había tenido dos años de conferencias de prensa, en la que todos lo entrevistadores me preguntaban eso. Cuando tienes 14 años no puedes contestar: “Oh, me gustaría tener la capa de invisibilidad, para que nadie pudiese verme” sin quedar como un tonto. Creo que eso es lo que más me cansa, porque hora ya soy un adulto. Prefiero otro tipo de preguntas que no tengan que ver con lo que Harry hace.



¿Como te sentiste al ver que este era el final?
Con emociones revueltas. Triste... y feliz. Es complicado hablar de eso. Esta ha sido una saga muy, muy larga y muy emocionante. Conocí a grandes actores como Gary Oldman, Alan Rickman, Dame Maggie Smith, Michael Gambon, Ralph Fiennes, Emma Thompson y Richard Harris, todos los actores más importantes de mi país, o casi todos... trabajaron en estas películas. De todos he aprendido algo. No quise desaprovechar ninguna oportunidad. Por eso estas películas para mi también han sido mi educacíón. El último dia de rodaje lloramos mucho todos. ¡Ha sido una buena parte de nuestra vida! Pero creo que ha llegado el momento de quitarnos estos disfraces, guardarlos con cariño, y hacer otras cosas. Es hora de madurar ya.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares