22 jun. 2012

El método de David Cronenberg y Keira Knightley

El director y la actriz hablan a fondo de Un método peligroso

Miguel Cane



Presentada en la última edición del Festival de Venecia, Un método peligroso aparta al célebre director canadiense (Toronto, 1944) de los temas de violencia física que le apasionan, para explorar los recovecos de la mente humana. Basada en una obra teatral de Christopher Hampton (Relaciones peligrosas), la cinta gira en torno a la complicada relación entre Sigmund Freud (Viggo Mortensen) y Carl Jung (Michael Fassbender), así como la de Jung con una de sus pacientes más famosas: Sabina Spielrein, que más tarde sería también psicoanalista. Aunque Hampton escribió el papel con Julia Roberts en mente, Keira Knightley (Londres, 1985) es quien interpreta al complejo personaje.



Un método peligroso se basa en una obra teatral… ¿En qué medida se respeta el original? ¿Fue difícil hacer la transición?
DC: Antes que una obra teatral, Un método peligroso fue un guión de cine, lo cual es bastante infrecuente. Se llamaba Sabina, estaba centrado en el personaje de Keira y Hampton lo escribió para Julia Roberts. Esto fue alrededor de 1994... después Hampton decidió convertirla en obra de teatro. Ahora bien, nuestro guión es una fusión de varias fuentes: la obra de teatro y un libro de John Kerr, A Most Dangerous Method, del cual la película toma el nombre. Además de todo eso recurrimos, por supuesto, a variadas fuentes de documentación incluyendo el epistolario de Freud y Jung, que es sumamente interesante.



¿Qué fue lo que le interesó de esta historia?
DC Siempre encontré el psicoanálisis fascinante. La obra de teatro (que nunca vi, pero la leí) me parecía apasionante. Nunca había oído hablar de Sabina, así que para mí su personaje resultó todo un descubrimiento. Cuando me planteo una película no pienso qué relación puede tener con mis películas previas. Es como si nunca las hubiera filmado, empiezo siempre desde cero. Igual, le aclaro que no es sólo la cuestión de la sexualidad lo que me interesa en Freud, sino el modo en que él recordó, en tiempos en que Europa creía haber alcanzado el top de la civilización, que los más bajos instintos están ahí nomás, debajo de la piel más civilizada. Incluyendo la violencia, el salvajismo, lo que él llamaba “lo tribal”. El estallido de la Primera Guerra Mundial no tardó en darle la razón.



Keira, ¿cómo fue para ti entrar a Un método peligroso?
KeiraK: El texto es perfecto. Así que, si algo falla, es por tu culpa, que te lo diga David (rien). El diálogo es tan denso, complejo y preciso que puede abrumar a cualquiera. Hay de encontrar el tempo y la vibración correcta, como si fueras un músico. Además, como no sabía nada de psicoanálisis, decidí investigar para llegar a conocer a fondo mi personaje. Me pasé cuatro meses leyendo textos de Freud, Jung, Nietzsche… fue muy interesante y revelador.



La relación que muestra la película, entre Jung y Sabina, es polémica, en tanto viola uno de los principios básicos de la relación entre el psicoanalista y su paciente.¿Cómo decidieron abordarla?
DC Hay que tener en cuenta que en los comienzos del psicoanálisis, esos principios todavía no estaban establecidos. Estaba todo por hacerse. Por eso incluimos las preguntas que Otto Gross se hace al respecto, pensando en voz alta que tal vez el hecho de tener relaciones sexuales con una paciente podría ser bueno para el tratamiento. Según el guión, Sabina estaba devastada por tics nerviosos que la convertían en un amasijo de histeria. ¿Cómo te acercas a eso? Fassbender y Keira lo abordaron con naturalidad, la sexualidad fluyó claramente. Es probablemente la menos agresiva de mis películas en ese sentido. ¡Y eso sí me sorprendió! (rie).



Keira, trabajar con David Cronenberg debe ser toda una experiencia.
KeiraK Ha sido maravilloso, aunque también muy exigente. David es una persona muy amable (él se ríe, ella continñua) devota de sus actores, pero, al mismo tiempo, es un tipo muy retorcido (Cronenberg estalla en carcajadas y ella también) y oscuramente inteligente. Su mente se adentra en territorios donde la mayoría de directores no se atreven. Y eso es justamente lo que necesitas cuando te enfrentas a un personaje atormentado por los traumas y el deseo sexual. Fue un guía extraordinario en ese aspecto.

¿Y como director, que tál la dinámica con Keira, Mortensen y Fassbender?
DC Fue interesante en lo profesional, y una fiesta en lo personal (risas). Durante el rodaje, en Ginebra, pasábamos las noches viendo partidos de futbol por la tele y bebiendo cerveza. Y después, por el día, Viggo y Michael, que son como dos chicos traviesos, se dedicaban a cantarle serenatas a Keira vestidos de Freud y Jung. ¡Era delirante! Se divertían una barbaridad. Luego, desde el punto de vista actoral, el contraste fue enriquecedor. Por una parte, Viggo es un actor formal y obsesivo con su trabajo; tenía charlas apasionantes con él. Sin embargo, Michael es todo lo contrario: posee un talento natural extraordinario, no necesita ir más allá del guión, utiliza su instinto e imaginación para exprimir todo el potencial a cada línea de diálogo. Ambos eran muy enriquecedores. Y esta señorita (señala a Keira) es muy disciplinada y profesional. Disfrutamos del trabajo en equipo.

Parece extraño imaginarse un rodaje tan divertido para una película tan oscura.
KeiraK Sí, es raro, aunque, en mi caso, creo que fue más sencillo porque no me parezco en nada a Sabina . No había confusión o cortocircuito posible entre ella y yo. En el mundo de los actores, nos referimos al vacío que queda después de una experiencia profesional intensa como el blues postlaboral, una depresión leve que te asalta cuando tienes que despojarte del disfraz y separarte de una gente que ha sido como tu familia durante meses. En mi caso, después de un rodaje, siempre vuelvo a casa e intento pasar tiempo con mis amigos. Ellos me ayudan a reencontrarme, a volver a la realidad. En este rodaje, sin embargo, fue una experiencia tan entrañable, que me costó más desprenderme. Si David (lo toma del brazo) quiere que volvamos a colaborar, yo estaré encantada. Fue una experiencia magnifica.
DC Creo que esa es una de las grandes ventajas de hacer películas así. Sin las presiones de un estudio. Lo hicimos a nuestro gusto y el resultado ha sido gratificante. Estoy seguro, de que no será la última que hagamos.


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares