13 feb. 2013

Hugh Jackman: “No me hago ilusiones de ganar el Oscar”

Miguel Cane.



Han tenido que pasar varios años para que finalmente Hugh Jackman, habitualmente considerado un héroe de acción o un fino comediante, aparezca cantando en la gran pantalla. Jackman (Sydney, 1968) ya ganó un Tony por su caracterización en el musical de Broadway The Boy from Oz, pero llevaba años buscando un musical cinematográfico al que hincar el diente como actor. La gran oportunidad le llegó con la versión del galardonado director Tom Hooper (El discurso del rey) del famoso musical Los Miserables, que ha logrado varias nominaciones al Oscar, entre ellas la primera que como Mejor Actor recibe Jackman, quien canta en vivo todas sus escenas en el papel del atormentado pero noble Jean Valjean, protagonista de la historia inspirada en la clásica novela de Víctor Hugo.



ERES UN DEVOTO TOTAL DE LOS MUSICALES Y HAS INTERPRETADO VARIOS EN TU CARRERA TEATRAL. ¿POR QUÉ TE TOMÓ TANTO TIEMPO PROTAGONIZAR UNO EN LA GRAN PANTALLA?
Llevaba mucho tiempo soñando con interpretar un musical para el cine. Por alguna razón nunca pensé en Los Miserables, creía que era una quimera llevar esta obra al celuloide, porque es muy ambiciosa y compleja. Jean Valjean es un personaje icónico, un papel que no tenía yo en mi radar.

¿POR QUÉ NO?
Porque no lo habría contemplado en principio. Es mítico. Como lo son en la ópera Madame Butterfly o Rigoletto, necesitas estar en un cierto punto de tus habilidades... y no pensé que estuviera listo. Pero luego llegó la ocasión y deseé hacerlo. Cuando rodamos, Tom no cejó en ningún momento para obtener la mejor interpretación de mí. Y me sentí feliz de aceptar el reto, aunque al principio, claro, Jean intimida a cualquiera. Pero hacerlo era justamente lo que quería.



¿TE SORPRENDIÓ EL ESTILO CON QUE TOM HOOPER DIRIGIÓ ESTE FILME EN PARTICULAR?
Mucho. Me pareció una actitud valiente rodar la película en vivo. Todos los actores cantamos en escena. En cuanto a mi personaje, tenía un plan establecido, quería que mi retrato de Valjean me dejara irreconocible. Me dijo: “Hugh, si tus amigos te reconocen quiero que piensen que estás enfermo”. Tuve que perder 15 kilos para mi papel. Tom quería que el público sintiera a los actores cantar en directo y que no fuera un juego de mímica. Exactamente como en el teatro. Yo no hubiera sabido interpretar este personaje con mímica, me hubiera costado mucho y prefiero cantar en directo.

¿TE GUSTA ELEGIR PERSONAJES QUE SON FÍSICAMENTE EXIGENTES?
No, la verdad es que esa es la parte que menos disfruto (se ríe), pero ya lo ves, soy actor y cambiar para el personaje es esencial en cualquier interpretación. Uno puede pensar que un musical es fácil o menos exigente que —por ejemplo— Wolverine, pero todo el mundo que ha rodado o hecho un musical sabe que, bailes o no, cantar es lo más difícil para cualquier actor. Actuar y cantar al mismo tiempo es increíblemente difícil, vocal y emocionalmente. Creo que no hay nada igual, probablemente es el mayor reto para un actor y lo que nosotros queremos es sentirnos incómodos cuando rodamos, ¿me entiendes? Es un reto colosal.



¿EL HECHO DE QUE LOS MISERABLES SEA UNO DE LOS MUSICALES MÁS FAMOSOS DEL MUNDO AÑADIÓ PRESIÓN A TU TRABAJO?
En realidad me motivó aún más. Aunque no lo creas, tuve que pelear por este personaje porque tenía muchos pretendientes. Y al principio no pensé que me lo ofrecerían, que me invitarían a cortejarlo también (risas). Yo quise ser Jean, lo sentía en mi piel. La música, los musicales, forman parte de mi vida profesional desde que era un estudiante en Australia. Ahora tengo la fortuna de presentar en el cine este clásico, combinando mi pasión por el escenario y mi pasión por la gran pantalla. Si le preguntas a Tom Hooper te dirá que luché incluso de forma agresiva por conseguir este papel. No me avergüenza reconocerlo.

¿QUÉ QUIERES DECIR CON ESO?
Que no le di descanso a Hooper. Una vez que supe que la cosa iba en serio, no lo dejé en paz, hasta que conseguí una cita con él. Lo más gracioso es que él aún no había firmado contrato para hacer la película y yo ya estaba sobre él. Creo que finalmente vencí sus resistencias (se ríe).

¿SIENTES QUE HAY ALGUNA AFINIDAD CON JEAN VALJEAN?
No lo creo. No tanto. Mira, él es un solitario por las circunstancias de su vida y yo no lo soy. Vivo rodeado de mi familia, que me acompaña siempre. Tengo mucha gente que me ama y a la que yo amo. Jean trata de ser mejor persona, pero le cuesta. Yo no dejo de intentarlo porque sé que es posible.

¿ESTAR NOMINADO AL OSCAR TE QUITA EL SUEÑO?
Para mí es un gran halago. Pero no me hago ilusiones... la competencia es impresionante. Sinceramente, creo que quien más lo merece es Anne (Hathaway), porque su interpretación de Fantine es sensacional. Es el corazón de la película. ¿La has visto? Es desgarradora su entrega. Es un trabajo que paraliza el corazón. Ese Oscar es para Anne, te lo apuesto.

INTERPRETAR ESTE ROL REQUIERE UNA SENSIBILIDAD ESPECIAL, ¿NO?
Pues sí. Hay que llorar mucho. Espero que ya hayamos superado esa idea de que los hombres no deben llorar. A mí me parece que no es una emoción a la que haya que tener miedo. Cuando lees a Victor Hugo en las mil 500 páginas solo ves a Jean Valjean llorar en tres ocasiones. Él tiene que aguantar 19 años de trabajos forzados y llega un momento en el que dice que nunca llorará. Nunca experimenta el llanto hasta que el obispo le hace reconvenciones. Sin embargo, sabes que la vida ha sido muy dura para él y que siente muchísimo. Te conmueve. Del mismo modo en que él se conmueve.

PERO TE CONMUEVEN MUCHAS COSAS. ADEMÁS, ERES FILÁNTROPO...
Yo solo quiero aportar algo más que películas. Mira, visité Etiopía hace unos años y me impactó tanto, que tomé la decisión de cambiar algunos aspectos de mi vida y crear una fundación para ayudar como pueda y a cuantos pueda de quienes viven ahí. Leí un libro acerca de Paul Newman, al que yo admiro mucho, que escribió su viuda, Joanne Woodward, y desde ese día pensé en hacer alguna oficina que se dedique a dar a los demás y que se mantenga en el tiempo aunque yo ya no esté. Eso fue exactamente lo que hizo Newman, que era admirable en todos los aspectos. Creamos una compañía con la que queremos hacer dinero y crear puestos de trabajo. Todo lo que se produce se entrega por completo a una ONG.

ERES UN BUEN TIPO, NADA DE MISERABLE, AL FIN DE CUENTAS.
¡Pues la verdad es que sí! (ríe). Me gusta mi vida, mi familia. Mi esposa y yo tomamos la decisión de estar unidos donde tenga que ir a trabajar. Si mis hijos están en la escuela, entonces espero a rodar cuando ellos tienen vacaciones. O hago teatro para estar cerca de casa y llegar a dormir todas las noches. Deb (su esposa) y yo nos entendemos muy bien, yo soy el soñador y ella es la mujer divertida y pragmática que me enamoró. Nos entendemos sin tener que decir una palabra. Mi carrera, en buena medida, hasta donde ha llegado, ha sido gracias a la fe de ella en mí, como la que tengo yo en el trabajo que hago. Como la fe que tuve al hacer de Jean Valjean. Y lo que me devolvió ese personaje a cambio, es prácticamente un milagro. ¿Qué más se puede pedir?


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares