2 may. 2013

Robert Downey, Jr. La prisión te hace descubrir otro mundo.

Miguel Cane.



En los años años ochenta y noventa, Robert Downey Jr. (Nueva York, 1965), hijo de un director de cine independiente y criado prácticamente en sets cinematográficos, era una figura luminosa en la pantalla, una gran promesa con brillantes interpretaciones en filmes como Menos que cero (sobre la novela de Bret Easton Ellis) o la cinta biográfica Chaplin, que le valiera una nominación al Oscar.



Sin embargo, a mediados de aquellos noventa cayó en adicciones que pasaría combatiendo por varios años. Terminó en la cárcel y casi pierde su carrera; sin embargo, logró renacer de sus cenizas con apariciones cada vez más exitosas en filmes como Tropic Thunder, Zodiac y Sherlock Holmes, que lo han convertido en uno de los actores más ocupados de los últimos años. Este renacimiento culminó en una participación protagónica en la millonaria y muy comercial saga de Iron Man, basada en el comic de Marvel y conectada con Los vengadores, una de las películas más taquilleras de la historia.

Como Tony Stark, empresario multimillonario, seductor y superhéroe, Downey se ha colocado en la cima de la popularidad, es uno de los productores de la saga y todos los proyectos que emprende ahora son exitosos, mas no por ello ha perdido la sencillez socarrona que lo ha caracterizado desde el comienzo de su carrera.



CON LA TERCERA ENTREGA DE IRON MAN Y LA POSIBILIDAD DE UNA SECUELA DE LOS VENGADORES ESTÁS MUY ACTIVO. NO TENDRÁS MOTIVO DE QUEJA...
Sí, estoy muerto de cansancio (risas). No, para nada, es broma. Es curioso porque mientras rodaba esta entrega de Iron Man había escenas de mucho estrés y recuerdo que al rodar, el director (Shane Black) les decía: “No se preocupen, equipo, ¡Mister Downey sabe lo que hace!”. Y yo no estaba muy seguro de que eso fuera cierto. Es decir, he interpretado a este personaje muchas veces y estoy acostumbrado, pero creo que nunca deja de sorprenderme lo complejo de las secuencias. Y con más secuencias de riesgo que en las otras, ésta fue una locura de rodaje. Una locura maravillosa, ¿eh?

¿ENTONCES YA SIENTES A TONY STARK COMO PARTE DE LA FAMILIA?
A Tony y a las armaduras (risas). Las he usado tanto, que ya me siento bastante más cómodo con ellas que al principio, hace algunos años. Recuerdo que entonces, cuando llegué a mi prueba de armadura para la primera película, pensé “debo estar rematadamente loco para hacer esto”, ahora ha ido cambiando, es más ergonómica. Nunca pensé que llegaría a usarlas como algo no solo normal... sino algo que en cierto modo me gusta. Y eso no lo hubiera pensado si no se hubiera vuelto en cierta forma entrañable.



DOY POR SENTADO QUE TE LO PASASTE MUY BIEN CON EL RODAJE.
Ha sido muy divertido. Nunca había hecho una cosa así antes, ni en Los Vengadores, así que ha sido algo muy importante en mi carrera, y lo disfruté mucho, pero al mismo tiempo, hay un gran compromiso. En una película existe la presión de millones de fans que están esperando verla y no queremos decepcionarlos; finalmente es para ellos que hacemos todo.

EN ESTA ENTREGA LA HISTORIA ES MUY IMPORTANTE, Y AQUÍ SE NOTA QUE HAY BASTANTE SUSTANCIA.
La historia es bastante compleja y aunque hay mucho humor, que es lo que nos ha caracterizado desde el principio y es muy importante, también hay un subtexto muy serio, más si la comparas con otras películas del mismo género que habitualmente ofrecen mucha acción, mucho estilo pero les falla la sustancia. Me parece muy interesante. Las relaciones entre personajes son muy complejas y muestra cómo una familia un tanto disfuncional es capaz de salvar a la Tierra en el peor momento; también plantea la pregunta “¿qué es un héroe?”. Tony está en una disyuntiva, su amor por Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) o su misión como superhéroe. Se advierte que no es un superpoderoso, sino que es un hombre en conflicto y es un hombre que, pese a todo lo que tiene, es como los demás.



ADEMÁS EL REPARTO BIEN DOTADO. GWYNETH PALTROW, GUY PEARCE, REBECCA HALL Y COMO VILLANO BEN KINGSLEY... ¡Y QUÉ VILLANO!
Sí, sí, absolutamente. Es un reparto increíble. Ben Kingsley es un prodigio, es uno de los mejores actores de la historia y trabajar con él es un auténtico privilegio. Nunca hubiera imaginado que podría verlo tan de cerca hacer una cosa como su Mandarín, que es un villano que te mete el miedo en el cuerpo. Es sensacional. Y con el resto del reparto hemos trabajado tanto y tan a gusto por tanto tiempo, que como te digo, somos casi una familia. Gwyneth es una mujer encantadora y una actriz que tiene mucha confianza en sí misma cuando actúa, no solo aquí sino en todo lo que hace; es muy valiente y es hermosa. Resulta ideal como Pepper Potts, porque no es solo la “chica” en una película de acción, ella también es un héroe de acción... y no cualquiera puede hacer eso. Y trabajar con Jon Favreau (director de las dos entregas anteriores, que aquí interpreta un rol clave como Happy Hogan) fue muy divertido. Resultó genial trabajar con él y con Don Cheadle.



¿NO CREES QUE DESPUÉS DE TRES AÑOS SIN PARAR DE TRABAJAR NECESITAS VACACIONES?
Sí, ¿sabes qué? Siempre digo que me voy a tomar unas vacaciones y luego no lo hago. La verdad es que he estado tan agradecido por las oportunidades de trabajo que se me han presentado en los últimos años, que me daba no sé qué tomarme vacaciones. En este trabajo no siempre estás solicitado, sabes de lo que hablo. Hubo un tiempo en el que no querían asegurarme para trabajar y por eso sé que cuando llegan las buenas oportunidades, hay que aprovecharlas.

EXISTE OTRO PARALELO CON TONY STARK: VENCER LAS ADICCIONES. HAS SUPERADO ALGO QUE HA ACABADO CON OTRAS VIDAS Y CARRERAS.
Serán 10 años sobrio en julio. Me siento tranquilo ahora, muy lejos de la época turbulenta de mi vida, pero sí que aprendí algo. Tengo más paciencia y energía de la que pensaba que tenía. Trabajé duro y sin descanso para superar la adicción y me sorprendió lo bien que aguanté. No suelo decir esto en cenas o fiestas, pero es un aprendizaje, pasar de un hotel de cinco estrellas donde te pones hasta las cejas de coca, a una prisión estatal donde no sólo estás pasando por la abstinencia, estás descubriendo que hay otro mundo que no habías considerado. Creo que ha sido una experiencia que en cierta forma resulta muy educativa. Ese es un aspecto que comprendo del personaje, claro. Y ahora no puedo pensar que haya algo por lo que valga la pena arriesgar lo que ahora tengo, en el aspecto profesional y la paz que he alcanzado como persona con Susan (su esposa) y mi familia.

ERES UNO DE LOS ACTORES MÁS CÉLEBRES DE TU GENERACIÓN. ¿TE CONSUME SERLO?
Gracias. Te diré que esto depende principalmente del personaje que esté interpretando. Un papel que me consumió muchísimo fue el que hice en Tropic Thunder. Era un papel completamente alejado de lo que yo soy en realidad; el acento, el maquillaje, es más duro de lo que parece. Estar escondido detrás de esa “máscara” durante meses fue agotador. Mi papel en Iron Man me ha servido un poco para escaparme de mi propia imagen y también para poder observar mejor a los demás. Pero al final, todo es actuar, y cuando no estoy haciéndolo me desconecto y soy un tipo normal, como tú o como el que pasa por la calle.




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares