22 ago. 2013

Bryan Cranston. Breaking Bad, ¿un final violento y desastroso?

Miguel Cane.



La teleserie Breaking Bad se ha convertido en uno de los fenómenos más grandes del medio en lo que va de la década, según la crítica y el público. El estreno de su última temporada ha sido esperado con expectación por seguidores alrededor del mundo, que desean saber qué será del personaje de Walter White, que ha cambiado mucho durante los cinco años que lleva emitiéndose la serie. El antihéroe favorito de millones de espectadores ha alterado drásticamente su vida y lo mismo le ha sucedido a Bryan Cranston (Canoga Park, California, 1956), que por su interpretación ha ganado tres premios Emmy consecutivos y ha visto su estatus como actor de carácter subir como la espuma. Por fortuna para él, lejos quedaron ya los años en que era un histrión itinerante que acudía a infinidad de audiciones sin obtener papeles; ahora tiene participaciones en proyectos de prestigio —como las cintas Drive, Contagio o la oscarizada Argo— y se ha convertido en una figura de respeto en una industria que él mismo ha reconocido como “terriblemente competitiva”, pero donde ha logrado salir triunfante con su encarnación de uno de los personajes más polémicos que han aparecido en la pantalla doméstica.



¿CUÁL HA SIDO LA RESPUESTA DEL PÚBLICO DESDE QUE SE TRANSMITE BREAKING BAD?
Pues verás, es muy curioso cómo han cambiado las cosas. Cuando la gente me conocía solo de hacer Malcolm in the Middle (comedia en el que trabajó entre 2000 y 2006) se me acercaban en plan “¡Hola! ¿Puedo hacerme una foto con usted?”. Ahora es un poco más en plan “¿Le importa si yo... ummm...”. Parecen un poco más asustados cuando se me acercan... Y eso me gusta (risas). No, ya en serio. Creo que al público le ha gustado mucho la serie, así que estoy muy satisfecho con la recepción que ha tenido.



¿TUVISTE QUE REALIZAR MUCHA INVESTIGACIÓN ACERCA DEL MUNDO DE LA METANFETAMINA PARA ENCARNAR A WALTER?
Pues sí. Quisimos apegarnos a la realidad lo más posible. Los químicos de la DEA nos asesoraron desde el principio y nos enseñaron cómo hacer "cristal" con la precisión que el personaje de Walter White requería. El proceso es muy delicado, y tienes que ser muy cuidadoso para hacerlo bien. Obviamente, dejamos pasos del proceso fuera para que no fuera instructivo para el público, no fuera a ser que le diéramos ideas, pero sigue siendo muy peligroso, solo hay que ver la cantidad de gente que pasa en las noticias que ha salido volando por hacer las cosas mal. Pero, ¿te digo algo? La verdad es que he olvidado ya por completo cómo hacerlo (risas). En cuanto a la investigación previa que hice para Breaking Bad fue básicamente acerca de química, que nunca fue uno de mis fuertes, pero eso fue así ya que al principio de la serie, Walter no sabía nada del mundo de la metanfetamina, y yo quería descubrirlo a medida que él lo fuera haciendo. Era algo más realista.



SUPE QUE TE GUSTA SUBIR LOS ÁNIMOS CON BROMAS MIENTRAS HACEN LAS GRABACIONES DE LOS CAPÍTULOS.
¡Ya me delataron! Sí que soy bromista. Me gusta que haya un ambiente distendido entre tomas, porque lo que rodamos es muy violento, ¿sabes? Es bueno tener algunas risas cuando se trabaja. Lo que yo hago, es que a veces suelo ponerme fruta, ya sabes, bananas o naranjas, en los calzoncillos y entrar en el set como si nada. También, en un episodio en el que tenía que ir a casa de Jesse (Aaron Paul) y decirle “encárgate de esto” mientras le daba una pistola, tomé una pistola de agua con forma de pene y le dije el mismo parlamento, y en seguida pues le disparé. Hubieras visto qué cara puso el pobre. Aprovecho cualquier oportunidad para sacarle unas risas.

EN VISTA DE QUE TE HAS VUELTO TAN POPULAR, ¿QUÉ ES LO MÁS EXTRAÑO QUE TE HA MANDADO UN FAN?
Me pasa de todo. Por ejemplo, un día, y de verdad no te miento, una señora muy educada me mandó una carta. Decía: “Nunca me han diagnosticado problemas mentales y tengo una maestría en psicología clínica, soy divorciada y tengo cuatro nietos adultos. No sé qué me pasa, pero ahora he visto Breaking Bad y estoy empezando a tener fantasías con acostarme con Aaron Paul”. Y claro, yo me quedé en plan “¿y por qué me la manda a mí?”. Pero seguí leyendo: “Quiero que estés allí, Bryan. No sé todavía exactamente qué quiero que hagas, pero quiero que estés ahí mirándonos”. Genial. Les gusto a las señoras octogenarias. Si tienen más de 75 años hasta me mandan sus pantaletas tamaño XXL. ¿Qué te parece eso? ¡Bendita popularidad!

MENCIONABAS QUE SE CUIDABAN DE QUE EL PROCESO EN LA TELE NO FUERA INSTRUCTIVO. ¿HAS OÍDO ALGO DE QUE LA SERIE HUBIERA INFLUENCIADO A NARCOTRAFICANTES?
Pues te diré que alguna cosa he oído. Por ejemplo, supe de unos profesores de química de escuelas superiores que han comenzado a fabricar metanfetamina, aunque creo que eso más bien influenció a Vince Gilligan (el creador del programa). También vi un reportaje sobre metanfetamina entintada de azul, lo cual es un invento nuestro, es decir, nosotros lo hicimos primero. En el artículo decían que era conocido por todos que la metanfetamina, si era azul, significaba que era de una calidad muy superior. Obviamente eso salió en nuestro programa, así que supongo que los traficantes estaban poniéndole a su "cristal" un colorante alimenticio azul, porque lo vieron ahí.

ÉSTA LA ÚLTIMA TEMPORADA DE LA SERIE. ¿ES DIFÍCIL LLEGAR A LA CONCLUSIÓN DE UN PROGRAMA CON TANTO ÉXITO?
Creo que sí, pues sí tenemos cierta responsabilidad al concluir un programa que la gente ha seguido de esta manera. Para mí, Los Soprano tuvo un final muy “normal”, aun si estaba abierto a interpretaciones, muchos pensamos que termina con la muerte de Tony Soprano, aunque no lo veamos a cuadro, pero era de esperarse. En cambio, me parece que no es eso lo que va a pasar con Breaking Bad. Creo, y esto es lo que yo pienso, no lo que está escrito, que conste, que un programa como el nuestro tiene que terminar mal, con un final violento y desastroso, y creo que toda la audiencia lo sabe. No puede ser de otra manera. Nuestra historia es así. Es todo lo que realmente puedo decir, y la verdad, así, claramente, es que yo no soy el “capitán de la nave”, sino que lo es Vince, y es el encargado de crear el final que siempre ha querido. Yo solo lo sigo a donde me indique, porque el personaje de Walter White es el regalo más grande que he recibido como actor, que podría recibir cualquier actor. Me ha dado más satisfacciones de lo que es posible imaginar, y siempre tendrá un lugar en mi memoria, como un gran reto y una gran alegría. Y lo más importante es el público. Y espero que esta temporada final los sacuda, los impacte y los conmueva tanto o más que las anteriores.




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares