3 sept. 2010

Kim Cattrall: en brazos de la mujer madura

No es ninguna novata; debutó en su adolescencia y alcanzó la fama ya mayorcita en Sex & The City. Ahora participa en El escritor fantasma, la más reciente cinta de Polanski y se reinventa día con día.

Miguel Cane


Kim Cattrall 55th Annual Emmy Awards


Para muchos es una sorpresa descubrir que Kim Cattrall, la belleza despampanante que alcanzó fama internacional después de cumplir los 40 interpretando a la desinhibida Samantha Jones en la serie de TV Sex & The City (y sus posteriores secuelas fílmicas) es inglesa (nacida en Liverpool en 1956) y que es completamente distinta a la imagen de su personaje más célebre – al que llegó después de muchos años de picar piedra, con series de televisión canceladas, pilotos fallidos y películas de la serie B-, aunque tienen algunas cosas en común.

Ahora, Kim participa como la enigmática y sensual Amelia Bly, fiel secretaria (y quizá algo más) de Adam Lang (Pierce Brosnan), el ex Primer Ministro Británico en autoexilio, una de las piezas claves del misterio que plantea Roman Polanski en El Escritor Fantasma. El cambio de registro es radical, y si bien la sexualidad que forma parte natural de ella se imprime en sus actuaciones, no tiene nada qué ver con su explosivo personaje.


Kim Cattrall as Tina in Disney's Ice Princess


¿Dirías que te gusta romper esquemas? Primero Sex & The City, ahora una película de Polanski…
Siempre busco proyectos que me desafíen. Me parece positivo que la gente vea que puedo hacer todo tipo de personajes, no sólamente Samantha, que es un personaje que me encanta. Además, si tienes la oportunidad de hacer algo con Roman Polanski, ¡lo haces! Es decir, no lo dudas ni un momento, yo no lo hice. Soy admiradora de su trabajo, me encanta el cine. Cuando tenia 18 años debuté con Otto Preminger (con un papel pequeño en el thriller de secuestro Rosebud) y fui afortunadisima; Peter O'Toole, Richard Attenborough... fue también el debut de Isabelle Huppert... ¡y yo nunca había actuado en cine! Pero era una oportunidad de trabajar con un gran director y esta vez fue lo mismo. Me encantó trabajar con Polanski. Es un genio.

Hablas de no dudar, pero no es una carrera fácil, ¿tuviste dudas antes de aceptar el papel de Samantha Jones en su momento?
Claro que sí. En 1997, cuando se filmó el piloto, en un principio lo rechacé, porque no estaba segura de poder interpretarlo. Pensé que a esas alturas de mi vida yo debería estar encarnando a la mamá de alguna estrella joven. Pero después me di cuenta de que los 40 son un buen número, y que las historias de las mujeres maduras son a menudo más ricas, profundas y significativas que las de otras más jóvenes. Como actriz no me interesa ser simplemente la esposa o la novia de alguien, busco personajes que sean reales y completos.


Kim Cattrall in New Line Cinema's Sex and the City


¿Son personajes que ayudan a mejorar tu autoestima?
¡Desde luego! Samantha me ayudó a comprender muchas cosas sobre mí misma, cosas sobre las que no estaba segura. Una de ellas es confiar en mis instintos. Como actor, si no tienes instintos no tienes nada; es lo que te hace único, la forma cómo reaccionas e interactúas con los demás. Samantha me permitió sentirme tremendamente libre. Yo crecí en un ambiente muy británico, y aunque tuve muchos novios, nunca fui como ella. La usé para decir cosas que yo, como Kim Cattrall, jamás habría dicho.

Supongo que te deben llegar muchas ofertas para repetir personajes similares…
¿Desde que hice la serie? Constantemente. Pero no me interesa repetir a Samantha hasta el cansancio, busco personajes como Amelia, por ejemplo, que tengan fuerza de voluntad, valentía, mucho carácter. No me interesa interpretar a víctimas o mujeres aburridas que no tienen nada que decir. Supongo que eso me ha llevado a ser una especie de símbolo.


Kim Cattrall in New Line Cinema's Sex and the City


¿Símbolo de qué?
De que no importa cuántos años tengas, cada década tiene algo maravilloso para celebrar. El miedo te paraliza, y el temor al paso de los años puede ser horrible para una mujer. Hay que entender que es un proceso natural, y que aunque con el tiempo hay cosas que ya no son las mismas, hay otras experiencias nuevas que sólo llegan con la edad. Me encanta ser una mujer madura. Una mujer plena.

¿Estás tan cómoda con este aspecto de tí misma como tus personajes?
He vivido mucho y me siento muy cómoda, en todos los aspectos. ¿Sabes? Después de Samantha, se me acerca gente en la calle a contarme sus secretos más íntimos. Por eso escribí un libro, que es una guía para que hombres y mujeres exploren el sexo. Quería compartir ciertas sensibilidades y técnicas, cosas que nunca son discutidas en detalle, y agregar los elementos de confianza y cariño que no siempre estuvieron presentes en la serie. Pero no soy terapeuta sexual, ni soy una gurú del sexo. Me gusta pensar que la gente me ve más bien como una amiga a la que pedir consejo.


Kim Cattrall 56th Annual Emmy Awards


Tú tienes una carrera que se ha reinventado, pero no todas las actrices de tu edad tienen esa suerte...
Es verdad. Por ello también me siento muy agradecida. En Hollywood existen cierto tipo de reglas, que si bien no están escritas, tú las vas descubriendo: a los veinte eres un tipo de chica, entre los treinta y los cuarenta eres otro... como te dije, en un momento tuve la idea, totalmente errónea, de creer que no tendría mucha más opción al llegar a los cuarenta, que de hacer de madre de una de esas chicas de veinte. Pero ¿sabes qué? ¡Al demonio con eso! ¡Habemos mujeres de más de cuarenta, de más de cincuenta, que tenemos nuestro sex-appeal intacto! ¡Las encuentras en la vida real, en la calle! ¿Por qué no iba a haberlas en el cine? Es decir, hay personajes como estos que he encontrado y creo que son importantes, para que se rompan los estereotipos.

¿Sientes que has llegado al mejor momento de tu carrera?
Creo que sí. Ya no soy una novata, le he dado varias vueltas al pueblo, es decir Hollywood, y me ha tocado de todo; papeles de ingenua, de esposa, de femme fatale, de madre, de hija, de asesina, de princesa... (se ríe) de maniquí...(más risas) y creo que lo que más he disfrutado es hacer lo que he hecho los últimos años. No sé si es el mejor momento, porque eso por default implica que hay un peor momento – y lo hubo, estoy segura, pero no pienso en ello-, pero sé que estoy muy satisfecha y que seguiré aprovechando la ocasión que se presente, cuando se presente, para seguir haciendo esto, que me apasiona.

Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares