30 jul. 2011

Medianoche en París con Owen Wilson y Marion Cotillard

Las dos estrellas internacionales protagonizan el más nuevo filme de Woody Allen.

Miguel Cane



Tanto Owen Wilson (Austin, Texas, 1969) como Marion Cotillard (Paris, 1976) son figuras muy conocidas en el nuevo Hollywood; atractivos, carismáticos, no tan glamorosos como las estrellas de otro tiempo – de hecho, son infinitamente más accesibles ahora de lo que otros actores y actrices lo fueron en los años 'dorados' de la Meca del Cine, es decir los 30, 40 y 50 – pero aún así, mantienen un aura de cierta magia asociada con dedicarse al cine. Naturalmente, esto funciona muy bien en el cuadragésimo primer filme de Woody Allen, Medianoche en París, en el que ambos son protagonistas – junto con un enorme reparto – de una caprichosa fantasía Alleniana, que incluye alusiones literarias y culturales, así como espectaculares locaciones en la ciudad luz.




En el filme, que fue la cinta inaugural de la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Cannes, Wilson – que además es guionista y actor fetiche en las formidables cintas de su amigo de la adolescencia, Wes Anderson – interpreta a Gil, un guionista de Hollywood del siglo XXI al que le deprime el éxito fatuo que tiene y sueña con el prestigio literario de sus ídolos, mientras que Cotillard (ganadora de un Oscar por su magnífica interpretación como Edith Piaf en 2007) es Adriana, un personaje que encapsula toda la alegría de vivir que era habitual en el París de los años 30, y representa lo que inspiraba a grandes artistas como Pablo Picasso y Ernest Hemingway: en suma, la musa perfecta. Juntos, los dos personajes viven una serie de aventuras y desventuras rodeados de personajes históricos, alusiones culturales y el humor socarrón de Allen, que ya es tradición de la casa.




Para la entrevista, aparecen juntos, después del Photo Call con la prensa: Wilson es rubio, jovial, desenfadado. Cotillard es su contraparte ideal, más sosegada en sus respuestas – no desprovistas de un humor particular –, elegante en su atuendo y modales, y muy hermosa; se ven tan bien juntos como en la pantalla y en parte es esta química aparente entre ellos uno de los elementos que mejor funcionan en la pelicula, que es un capricho fantástico de Allen en la misma vena de la memorable La Rosa Púrpura del Cairo, y en cierta medida, la menos afortunada Scoop, de hace unos años. Al respecto ambos parecen estar de acuerdo, como señala la actriz “Si no hubiera química entre Owen y yo... la película no podría ser. Creo que eso es un crédito para Woody, de hecho. Todo el casting es perfecto. Es decir, todas las piezas encajan; Owen hace pareja con Rachel MacAdams [que interpreta a su novia materialista y superficial en el “tiempo real”] y conmigo. Woody tiene muchos años dedicándose a esto y nos asignó cada rol, porque ya tenía una idea clara en su cabeza. Creo que funciona de maravilla hacer las cosas así.”



- La cinta trata acerca del escapismo, en cierto modo, y en cómo nuestras fantasías pueden en cierto modo alimentar nuestra realidad. ¿Cómo interpretan ustedes ese aspecto de la película?
OW:
“Creo que en cierta forma todo lo relacionado con el cine, no sólo como espectador sino como alguien que hace cine, tiene que ver con eso. Todo proceso creativo es en parte escapista, ¿no? Es decir, '¿qué haría yo si pudiera hacer tal o cual cosa?', en este caso, es ir al Paris bohemio y conocer a los grandes artistas y exiliados... es una fantasía y todos las tenemos. Creo que es el corazón de la película y también donde reside su espíritu.”
MAC: “Los actores trabajamos en un mundo que es ilusorio siempre. Es decir, hacemos eso casi todo el tiempo. Creo que es lo mejor de este trabajo, poder ser quien tú quieras, ser otra persona. Creo que esa parte lúdica del trabajo la aprovecha Woody muy bien cuando escribe guiones como éste. Me encanta ser un personaje de fantasía.”

-¿Ustedes tienen alguna época a la que les gustaría escapar? ¿Algún lugar, o personaje que les habría gustado conocer?
MAC: “¡No lo sé! Es lo que decía. Cuando te dedicas a esto puedes “conocer” otras épocas. El antiguo Egipto, el Londres de los 60... el futuro lejano. ¡Incluso realidades alternas o paisajes oníricos! (alude a El Origen, filme de Christopher Nolan, en el que su personaje vivía en los sueños de otros)... creo que he conocido todos los periodos que me interesan, pero nunca sabes qué pueda traerte tu próximo proyecto.”
OW: “¡A mí me gusta el salvaje oeste! Siempre estuve obsesionado con él. Hace años, tuve la suerte de hacer un par de comedias ambientadas en esa época y me encantaría hacer un buen Western... algo como la nueva versión de True Grit. Quiero ser un hombre del oeste, un cowboy. ¿Por qué no?”


Marion Cotillard Woody Allen directs Marion Cotillard, Alison Pill and Owen Wilson on the set of 'Midnight in Paris' at Maxim's.



-¿Cómo es el trabajo en un set de Woody Allen? Siempre es una idea que intriga...
OW:
“Es muy profesional, pero no te intimida, ¿sabes lo que te quiero decir? Eso es lo que hacen los verdaderos genios. Llega con el guión, lo habla contigo, te sugiere cómo podrías hacerlo. Luego se filma la toma y rara vez hay que repetirlo. Pero te das cuenta de que con esa “sugerencia” tan inocua que te hizo, te está dando todas las instrucciones que necesita. Es formidable.”
MAC: “Pero claro, es que él es un actor también. Él sabe que tú entiendes lo que necesitas aportar a un personaje y es muy persuasivo, pero te da libertad. Te dice “¿por qué no hacemos esto? O ¿por qué no hacerlo de este otro modo?” y lo haces sin problema. Lo único que te pide es que respetes el guión y las acotaciones que vienen en él, los diálogos como son. Él sabe la mecánica y el ritmo que esos diálogos le imprimen a cada escena. Entonces no hay que improvisar...”
OW: “¡Aunque sí te deja improvisar algunas cosas! Movimientos, gestos, reacciones...”
MAC: “Sí, sí, claro, eso sí. Pero lo único que te pide es que digas tus líneas tal y como las escribió. Francamente me parece que es una instrucción muy simple, a cambio de todas las cosas que aprendes trabajando con él. Hay otros directores que te dejan improvisar, o que inclusive, te invitan a que participes tú en la creación de la escena o del diálogo. Con Woody es diferente. Él te ofrece el papel ya escrito y te permite aportarle características, pero ya está escrito y tiene una función muy específica.”

- Como el personaje de Owen, que es el alter-ego de Allen, que aparece en casi todas sus cintas aunque no lo interprete él, ¿cierto?
OW:
“Exacto. Cuando me ofreció el papel de Gil, supe qué características tenía y qué cosas esperaba él que yo hiciera. Fue un trabajo estupendo, un rodaje rápido, preciso, muy divertido. Ojalá todos fueran así. Yo trabajaría con Woody Allen toda la vida.”

-¿Qué les gustó más de ver la cinta ya completa en Cannes?
MAC:
“Lo hermosa que es. Es algo muy delicado y bello. Cuando inicia, con todas esas tomas de París... la película es, como yo la entiendo, una carta de amor de Woody no solo a sus ídolos literarios, culturales. Es una declaración de su amor por París. Creo que es un homenaje precioso a la ciudad.”
OW: “Es una historia fantástica, entrañable, muy romántica, con un mensaje muy esperanzador. Me siento, creo que todos nos sentimos muy orgullosos, de haberla hecho, tal y como él quiso que fuera.”


Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares