8 dic. 2009

Wes Anderson: la visión detrás de la lente

Es uno de los cineastas jóvenes más reconocidos a nivel internacional y con El Fantástico Señor Zorro, incursiona por primera vez, con su estilo muy particular, en la animación.

Miguel Cane


Desde que realizó su primer cortometraje, Bottle Rocket, que posteriormente convertiría en su filme debut, Wes Anderson (Austin, Texas, 1969) dio mucho qué hablar en una esfera en la que la presencia de auténticos autores ya se consideraba algo escaso. La promesa cristalizó con Rushmore (1998), su segundo filme, que dejaba bien claro su estilo-rúbrica y rindió frutos con The Royal Tenenbaums (2001), considerada una de las mejores cintas de la década y aclamada tanto por las interpretaciones de un elenco notable – que incluye a algunos de sus actores recurrentes, como Bill Murray, Owen Wilson y Anjelica Huston- como por su guión, que le valió premios internacionales y una nominación al Oscar.

Writer/director Wes Anderson on the set of Fox Searchlight's The Darjeeling Limited


Tras realizar dos largometrajes más (La vida acuática y Viaje a Darjeeling), Anderson volvió sus ojos a lo que es su proyecto más ambicioso hasta ahora: una fiel adaptación de El Fantástico Señor Zorro, una novela del escritor Roald Dahl, autor de clásicos modernos para niños (y no tan niños) como La Brujas, James y el Melocotón Gigante y Charlie y la Fábrica de Chocolate, que es, no solo su primera adaptación de un libro – todos sus otros guiones eran originales-, es también su primera incursión en la animación por stop-motion, un estilo que Tim Burton llevó a su mejor nivel (hasta ahora) en El Cadáver de la Novia. El estilo particular que tiene Anderson para narrar, lo hace tomar a los personajes de Dahl y darles una vida propia, haciendo que la cinta de animación se convierta en algo completamente inesperado en el género.

Trabajar en animación, algunas veces es sinónimo de caos, y tus películas son muy metódicas. ¿Cómo se resolvió ese conflicto?
La animación puede parecer caótica a veces, y ciertamente hacer una película es cuestión de orden. Planeas un calendario y un presupuesto, y cuanto mejor sea ese plan, mejor será el resultado. Pero en la animación hay que hacer una planeación completamente distinta. Tienes que trabajar en el diseño de los personajes, los escenarios... es algo completamente nuevo, muy distinto, a por ejemplo, filmar en locaciones. Lo cierto es que tuve que seguir un método completamente nuevo y el filme no se parece en nada a lo que tenía en mente.

Supongo que éste fue un proyecto de larga producción...
Sí. La primera vez que salió a la conversación la idea fue hace unos cinco años, cuando estaba filmando La vida acuática, en Roma. Por entonces, no sé muy bien por qué, releí algunos libros que ya había leído antes. Roald Dahl me encanta de siempre, lo lei de niño y lo volví a leer de adulto. Señor Zorro me gustó particularmente ahora, porque me pareció no sólo una comedia brillante, también es una mordaz sátira sobre ciertos estilos de vida que son prevalentes hoy en día. El Señor y la Señora Zorro tienen un dilema que mucha gente en la vida real tiene, y luchan contra los que quieren despojarlos de su madriguera, que es su hogar, con ingenio, con picardía, con humor. Básicamente eso es lo que me atrajo de la trama, el humor y la manera de contar una historia relevante y divertida, sin caer en los mensajes odiosos. Entonces comencé a pensar en hacer la película y mi hermano Andrew comenzó a ayudarme a hacer los bosquejos para los personajes... y de pronto, mientras rodábamos Darjeeling en India, yo ya estaba en medio de la pre-producción y listo para rodar. Fue sorprendente lo rápido que pasó el tiempo.

Writer/director Wes Anderson on the set of Fox Searchlight's The Darjeeling Limited


¿Qué te inspiró para crear los personajes, elegir a los actores que les dan voz?
Tomamos como referencia las ilustraciones de Quentin Blake, que fue el ilustrador favorito de Dahl, y de ahí, comenzamos a hacer todos los cicloramas para las figuras. Hicimos muchísimos modelos para cada uno y cuidamos los detalles. Además de los zorros, tenemos hurones, osos... toda la fauna del bosque, antropomorfizada y cada uno con sus propias características individuales. Fue un trabajo agotador, darles cada textura. Y las voces... bueno, tú sabes cómo es esto. Owen (Wilson), Bill (Murray) y Jason (Schwartzman) son mis amuletos de la suerte... nunca faltan en mis peliculas, ya sea en papeles pequeños o grandes, pero siempre me gusta trabajar con ellos y tenerlos cerca. Para la Señora Zorro, quería una gran voz y la de Meryl Streep... bueno, no hay nadie que pueda superar a Meryl Streep. Luego, vino la elección de la voz del Señor Zorro y George Clooney buscó audicionar para hacerlo. Hablé con él y le dije “tú no tienes que audicionar, eres una estrella, ¿por qué querrías hacer una película tan modesta?” Y él dijo que porque era un amante de Dahl y porque quería el reto. Hizo pruebas de voz y funcionó. Le da una personalidad muy especial al personaje y le da vida. Ese es el centro de la película, el personaje que nos lleva en su aventura para asestar un golpe a los abusivos y poderosos, con un poco de ayuda de su mujer, claro.

¿Piensas volver a incursionar en la animación en un futuro?
No lo descartaría. Hice esta película por menos dinero que, por ejemplo, La vida acuática. Sin embargo, es un trabajo agotador. No sé si podría aventurarme así de nuevo... (se ríe) Fue una experiencia rica y satisfactoria. Hoy en día hay mucha competencia y lo que hicimos nosotros no entra exactamente en esos cánones. En los últimos años, muchas productoras pueden hacer lo imposible. Entre las sagas de "El Señor de los Anillos" y "Piratas del Caribe" hasta la película de "Transformers", solo por mencionar algunos filmes, todas las técnicas ya se han inventado. Ahora depende de qué tan buen creador eres. Eso es básicamente lo que hemos buscado hacer.

Amex wes anderson.jpg


¿Es importante para ti que tus obras lleven tu rúbrica personal?
Mi prioridad en este oficio es contar historias nuevas que entretengan. Hay quien dice que hago películas para mirarme el ombligo o para demostrarles a todos que soy un hombre muy listo (que no lo soy) --risas.- Otros detractores dicen que siempre hago la misma película. Sí, hay cosas que se repiten. No me importa que mis obras sigan una misma corriente de pensamiento o que se las coloque juntas en una estantería. Pero me sorprende que se diga que The life aquatic es como Los Tenenbaum pero en un barco, porque no lo es.

¿Es El Fantástico Señor Zorro una película exclusivamente para los niños o un adulto puede asimilarla como algo que le va a interesar más allá del desarrollo técnico implicado?
Buena pregunta, a mí me gusta pensar que sí, que hay más cosas que le van a atraer al público, más allá de la animación. Queremos mostrar una historia bien contada; los personajes del bosque le gustarán a los niños, pero un adulto (especialmente aquél que como nosotros, creció admirando las obras de Roald Dahl y su fino sarcasmo) encontrará muchas referencias y elementos que le hablarán y que lo harán identificarse. La película le habla a todo tipo de audiencia y eso es lo que más importa: poder hacer una buena historia para todos.




Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito El contador para sitios web particulares